Letra 15. Revista digital
Revista digital de la Asociación de Profesores de Español «Francisco de Quevedo» de Madrid - ISSN 2341-1643

Sección ENCUENTROS

Entrevista al escritor Javier Ruescas


«La literatura juvenil no es inferior al resto; es una etiqueta donde se enmarcan millones de títulos que engloban a lectores de todas las edades y temas muy diferentes»

Javier Ruescas

Entrevista

Laia Martínez Alcolado

Fotografías

Jhonatan Godoy

Descargas:  PDF

 

1. Diálogos literarios

La charla de Javier Ruescas Sánchez versó sobre sus primeros pasos en el mundo de la literatura, sus enfrentamientos con el mundo editorial y las amistades que ha realizado por el camino, ya que ha publicado un número no desdeñable de títulos en colaboración con otros autores, tales como Pulsaciones o su próximo lanzamiento Por una rosa, junto a, nada menos, que Laura Gallego y Benito Taibo. Asimismo, contestó sin pelos en la lengua a las preguntas que le realizaron los espectadores, los cuales se encontraban en un rango de edad de entre quince y veinticinco años.

Cubierta de la novela Tempus fugir, de Ruescas

Javier Ruescas (Madrid, 14 de diciembre de 1987) es licenciado en Periodismo. Entre sus obras más laureadas se encuentran Pulsaciones y Tempus fugit, pero este joven escritor ya cuenta con más de diez libros publicados, como la trilogía Cuentos de Bereth, Las crónicas de Fortuna, El (sin)sentido del amor y varios relatos en diferentes antologías. Con Pulsaciones ganó el Premio Hache y, además, consiguió que tanto este libro, como Play fueran seleccionadas entre las mejores novelas juveniles durante dos años consecutivos.

Además de escribir, Ruescas es booktuber, editor, actor de doblaje, profesor de escritura creativa y administrador de varias páginas web, entre las que destaca el blog El templo de las mil puertas. Revista online de literatura juvenil, y de sus redes sociales (@javier_ruecas en Twitter).

Ruescas respondió con amplitud a las numerosas preguntas que le realizó el público, firmó ejemplares de sus libros y se fotografió con todos los asistentes que se lo solicitaron. Realmente fue un encuentro fructífero e interesante, ya que los alumnos tanto del Máster en Formación del Profesorado de la Universidad Complutense de Madrid como jóvenes estudiantes de diversos niveles de la Educación Secundaria Obligatoria pudieron disfrutar de una historia contada por un autor vivo al que luego poder consultarle las dudas y entablar una charla de tú a tú sin ningún tipo de soberbia por su parte. Fue un placer y ojalá se realizaran actividades como esta con mayor frecuencia.

Cubierta de la novela Tempus fugir, de Ruescas

 

2. Entrevista

Ruescas, al finalizar el diálogo literario, respondió amablemente a las siguientes preguntas cuyas respuestas ofrecemos a los lectores de Letra 15.

1. Su literatura conecta con los adolescentes y jóvenes tanto en España como en otros países, ¿a qué atribuye la conquista de este público?

La verdad es que deberían ser ellos quienes respondieran a esa pregunta, pero creo que en parte se debe a que les hablo de tú a tú. No trato de ser moralizante ni tengo un discurso paternalista. Intento crear personajes reales con los que puedan identificarse, que hablen de las problemáticas que ellos también viven en el día a día, sean de donde sean, estén donde estén. Alcanzar los sueños, no rendirse, el valor del arte en todas sus formas, la fuerza de la amistad, el amor, la importancia de la familia son algunos de los pilares sobre los que sustento toda mi obra. También ayuda pensar argumentos con premisas diferentes, me gusta mucho trabajar los diálogos, variar en el género para que no le tengan miedo a nada y descubran temáticas distintas y maneras de narrar diferentes. Pero al final creo que podría resumirse en que cuento historias que a mí me gustan, con las que disfruto, y eso al final se transmite.

2. Su canal de YouTube se centra en reseñar libros y acercar el mundo literario a los jóvenes. ¿Cómo cree que ha cambiado la manera de estudiar literatura una vez que los profesores utilizan las TIC y abordan otras obras, además de los clásicos, para acercar la literatura a las aulas?

Con suerte, habrá cambiado bastante porque el mundo ha cambiado. A mí me parece fundamental que se estudien los clásicos, pero si lo que se busca es fomentar la lectura, que no tiene por qué ir ligado con otros aspectos para adquirir cultura general, hay que saber qué leen los jóvenes para encaminarles y descubrirles nuevos títulos, modernos o clásicos, hablar su lenguaje y convertirlos en lectores críticos que sepan analizar la razón por la que algo les gusta o no. Internet es una herramienta muy útil para descubrir novelas, pero también para aprender a desarrollar un análisis, compartir opiniones, debatir y exponer. Booktube es un ejemplo de ello, porque al final nuestro trabajo (el de las personas que como yo hablamos de libros en internet) consiste en hablarles a quienes nos ven del viaje que nos ha proporcionado una lectura, cómo nos ha hecho sentir, en qué nos ha cambiado y por qué puede cambiarles a ellos.

Cubierta de la novela Tempus fugir, de Ruescas

3. Su libro favorito es Persona Normal, de Benito Taibo, donde el protagonista, además de recibir educación reglada, aprende «educación sentimental» de mano de su tío Paco. ¿Cree que la escuela actual sigue siendo demasiado academicista? ¿Qué consejo le daría a los jóvenes profesores para acercar esa educación sentimental a las aulas?

Me temo que sí que sigue siendo muy academicista. Pero, por suerte, también conozco muchos profesores que intentan tomar otros caminos sin dejar de lado los conocimientos generales que se llevan adquiriendo en la escuela desde hace años. La verdad es que no soy nadie para dar consejos a un gremio que no es el mío, pero creo que ayudaría mucho escuchar a los alumnos. Saber qué piensan, qué les gusta, qué no, y por qué. Y si nos centramos en el campo de las lecturas, acompañarles en el descubrimiento de libros como he dicho antes y conectar con ellos a través del resto de sus intereses: música, videojuegos, películas... Al menos, es lo que yo trato de hacer con mis vídeos.

4. Su primer libro fue Los Protectores de Inmeth, autopublicado por sus padres. ¿Cree que la industria editorial no arriesga tanto como debería?

Al contrario, creo que el mundo editorial arriesga más que nunca y ofrece una variedad inconmensurable al lector. Es cierto que parece que solo se publica el tipo de libro que funciona, pero no es cierto. Hay muchísimos títulos con temáticas muy variadas: poesía, no ficción, realismo, histórica... sobre todo en el campo juvenil, que tantos adeptos ha ganado en los últimos años.

5. Al ser editor y booktuber, ¿ qué opina de los libros publicados por otros youtubers de gran fama?

Hablar de libros de youtubers en general no es bueno porque cada uno hace algo diferente: hay libros de autoayuda, de consejos; hay cómics, hay novelas, hay libros ilustrados... Yo solo opino, como siempre, de los títulos que he leído, y entre ellos está El niño que se olvidó de dormir, del youtuber Rush Smith, que me encantó de principio a fin.

Cubierta de la novela Tempus fugir, de Ruescas

6. En el vídeo Top libros que me cambiaron la vida nombra Bajo la misma estrella, ¿el tema y la forma narrativa de esta obra han influido en sus trabajos posteriores?

El tema, no. La manera de narrar, imagino que algo me habrá influido, como todos los libros que me gustan especialmente. Admiro mucho cómo trata un tema tan complicado como el cáncer de una manera tan especial. Gracias a títulos como ese, el realismo contemporáneo en el juvenil ha adquirido muchísima fuerza en los últimos años, y todo lo que haga que los lectores pierdan el miedo a acercarse a una librería y a una temática pienso que es fantástico.

7. En Tempus Fugit se plantea un mundo casi postapocalíptico debido a la contaminación y al cambio climático, ¿pretendía tratar de manera transversal la concienciación medioambiental en los jóvenes?

Sí, es uno de los temas transversales más claros de la novela. Me gustaba la idea de situar la historia en un futuro inventado en el que el lector quedara a mitad de camino entre el pasado de Pablo y el futuro de Hannah y Kleid para decirle: tú puedes hacer algo para que el mundo sea diferente, mejor.

8. Al inicio de Tempus Fugit se cuenta el caso de una pareja secundaria que expresa su amor a pesar de llevar viéndose dos semanas. ¿No tiene miedo de que usando esa terminología de adolescentes no sepan identificar bien sus emociones o que lleguen a «infravalorar» el significado del verbo «querer»?

Creo que lo más peligroso de crecer es olvidar cómo nos sentíamos cuando éramos jóvenes. A los 14 años todo se vive con una intensidad que no tiene parangón. A los 14 años, la definición de amor es muy distinta que la que tienes a las 30, y tiene un ritmo muy distinto. El hecho de que dos personajes de esa edad se digan "Te quiero" después de un par de semanas saliendo en este punto de la historia demuestra que el lenguaje es muy poderoso, porque es en ese momento, al escuchar esa frase, cuando Sarah, la chica a la que Kleid debe robarle el futuro, cambia por dentro. Cambia porque se ha confirmado que le gusta al chico con el que quiere estar. ¿Es amor realmente? ¿Es una ilusión? Cada uno debe aprender el valor de las palabras a la hora de utilizarlas en su vida. Además, no creo que se infravalore el verbo querer, porque querer se puede querer de muchas maneras, y todas ellas nos pueden cambiar por dentro para siempre.

Cubierta de la novela Tempus fugir, de Ruescas

9. Pulsaciones lo escribió junto a Francesc Miralles, la saga Electro, Aura y Némesis, con Manu Carbajo. ¿Cómo fue su experiencia? Cada autor tiene su propio estilo a la hora de escribir, ¿cómo se realiza un libro en colaboración?

Con cada persona es un proceso diferente. Sobre todo, se tiene que tener muy claro el argumento completo de la novela para que ambos vayamos por el mismo camino. Luego, hay que ser muy generoso. A la hora de recibir ideas y también de compartirlas. Hay que ser sincero, constante y permisivo, tanto para las críticas positivas como negativas. Al final se resume en saber trabajar en equipo y ser organizado.

10. Este libro, Pulsaciones, está narrado en formato de mensajería instantánea: ¿por qué ha intentado un registro tan difícil de plasmar como el argot coloquial adolescente y en un formato tan esporádico?

Nos parecía un reto. Siempre decimos que es el libro más difícil de escribir de los nuestros, y al mismo tiempo el más fácil de leer. Queríamos hacer algo que no se hubiera hecho nunca hasta entonces sin perder la esencia de nuestras novelas. Actualmente llevamos once ediciones en castellano, cuatro en catalán y la publicación en varios países; lo cual demuestra que el experimento ha gustado a nuestros lectores, y no hay nada que nos alegre más.

Cubierta de la novela Tempus fugir, de Ruescas

11. Para finalizar, una reflexión final. Sus obras se inscriben en el género «literatura juvenil». ¿Qué le diría a la gente que opina que la literatura juvenil no es más que un producto comercial?

Les diría que ¿acaso no es el resto de literatura un producto comercial también? La literatura juvenil no es inferior al resto; es una etiqueta donde se enmarcan millones de títulos que engloban a lectores de todas las edades y temas muy diferentes, extraordinarios. Y no solo llega a público adolescente, sino también adulto. Quien reduce la literatura juvenil a cuatro títulos porque son los que más venden, solo puede calificársele de ignorante.

 

Arriba

3. Recuadro

Tempus fugit, entre la saga del héroe y el camino de la conversión

Al inicio del encuentro, la profesora Silvia Eva Agosto Riera presentó la novela Tempus fugit del autor que protagonizó los Diálogos con las siguientes palabras:

Cubierta de la novela Tempus fugir, de Ruescas

El mundo como lo conocemos ha dejado de existir, una diluvio ha destruido gran parte de la superficie y los seres humanos no pueden construir carreteras ni edificios. En este marco, la empresa Tempus Fugit logra una tecnología sorprendente para salvar a la humanidad: sus cabinas de teletransporte, una forma rápida, cómoda y limpia de desplazarse.

Sin embargo, un secreto oscuro encierra esta aparente solución y una adolescente, Hanna, será la encargada de descubrirlo. Convertida en una heroína, a su pesar, esta joven revelará qué se esconde detrás de Tempus fugit y encontrará las respuestas sobre el origen de su desgracia familiar y de una terrible plaga que ha dejado en coma a cientos de adolescentes.

Paralelamente, en la Edad Media, un joven llamado Pablo observa cómo su madre cae desplomada ante el ataque de un desconocido. Sin pensarlo, lo sigue y en esa carrera termina atravesando el tiempo y el espacio.

Las vidas de Pablo y Hanna se cruzan y este encuentro puede alterar la aparente armonía de sus vidas y de sus sociedades. Con el fin de evitarlo, un nuevo personaje aparece en escena. Se trata de Kleid, un protovidente, un ladrón de almas. Sin piedad, se apropia del futuro de seres indefensos sin saber que él también puede ser víctima, además de verdugo.

Hanna, Pablo y Kleid tienen muchas cosas en común: son adolescentes, buscan respuestas y deben cumplir una misión que cruzará sus vidas y cambiará el pasado, el presente y el futuro.

Cubierta de la novela Tempus fugir, de Ruescas

La historia de Pablo y Hanna pueden leerse como una serie de pasos que constituyen la saga del héroe. Ambos parten de su mundo ordinario y un suceso los llama a adentrarse en un espacio desconocido. El valor es más fuerte que el miedo y los héroes cruzan el umbral que los acerca a la aventura. En este viaje, encuentran aliados y enemigos y superan diversas pruebas para obtener respuestas (¿Qué es «la plaga»? ¿Qué la produce? ¿Qué esconde la empresa de Belkin Mapplethorpe? ¿Qué ha pasado con la madre de Pablo? ¿Qué le ha hecho ese individuo desconocido?). En el tramo final, llegan a la guarida del enemigo para derrotarlo y finalmente, obtienen la recompensa y emprenden, cada uno a su modo, un camino de vuelta. Este camino, como analizó Joseph Campbell en su libro El héroe de las mil caras, encierra un viaje personal tan profundo como la propia aventura, porque es una senda que conduce al conocimiento de uno mismo, de sus deseos, sus sentimientos, sus ideas. Al finalizar este recorrido, Hanna y Pablo son más sabios, más maduros, más libres.

Pero en Tempus fugit no solo se narra este viaje del héroe sino que también se describe otro camino, el camino de la conversión, en el personaje de Kleid. El protovidente, un ladrón de futuros, un ser en la frontera del hombre y la máquina, recibe un «llamado». A partir de distintas señales, descubre un peligro que lo acecha, una mentira que condiciona su presente y su pasado. Y en esta encrucijada, opta libremente por cambiar su vida, toma conciencia de su realidad, se reconoce a sí mismo y se arrepiente. El dolor sincero que experimenta lo une en su humanidad con los héroes y esta elección le permite transformar su vida y la de los otros.

El camino de la conversión revela la verdadera naturaleza humana de Kleid. El ladrón de almas es capaz de elegir su destino. Nadie puede elegir por él y en esa capacidad de optar reside su humanidad. Si algo nos hace humanos, entonces, es el libre albedrío.

Cubierta de la novela Tempus fugir, de Ruescas

En Tempus fugit se suceden una serie de citas, empezando por el epígrafe de Laura Gallego que inaugura la novela y que, de alguna forma, ubica a la obra en un linaje, dentro una familia literaria.

Aparecen otros escritores como Anatole France, José Martí, Gustave Flaubert, J. M. Barrie, Mark Twain, Florence Nightingale, Edward George Bulwer-Lytton, Gonzalo Torrente Ballester, William Shakespeare, George Elliot, Víctor Hugo y Charles Chaplin. También se da voz a filósofos como Friedrich Nietzsche, San Agustín y Confucio; políticos como Napoleón I y Quinto Horacio Flaco; un músico, Héctor Berlioz, y un científico: Albert Eisntein. Asimismo hay lugar para las voces anónimas de los pueblos en los proverbios y las paremias.

A partir estas citas, el lector puede reflexionar sobre el tiempo, la libertad, la edad, el destino... Desde la literatura, el cine, las ciencias, apelando a la sabiduría popular o a la alta política, la preocupación humana por el devenir está presente en la historia, como también está presente en los pensamientos y reflexiones de los clásicos una gran cuestión: aquello que nos define como personas, aquello que nos diferencia de otras especies. Somos capaces de sacrificios, de actos de heroísmo, de renuncias, de entregarnos por lo demás, pero lo que verdaderamente marca la diferencia es que no «somos narrados», sino que creamos nuestro propio relato. Son nuestras acciones las que nos construyen y construyen el mundo que nos rodea. No hay nada escrito previamente, escribimos cada día quiénes somos y quiénes queremos ser. No hay ladrón de almas capaz de robar la esencia humana y por ello somos responsables de nuestros actos y nuestras decisiones. Pablo, Hanna y Kleid unen sus «viajes», se produce una transformación en sus vidas y al finalizar la novela, toman conciencia de que nada está escrito sino que, como afirma Don Quijote, «cada uno es artífice de su propia ventura».

Cubierta de la novela Tempus fugir, de Ruescas

 

Arriba

Letra 15. Revista digital    Créditos | Aviso legal | Contacto | Mapaweb | Paleta | APE Quevedo