Letra 15. Revista digital
Revista digital de la Asociación de Profesores de Español «Francisco de Quevedo» de Madrid - ISSN 2341-1643

Sección TECNOLOGÍAS

Escuchando con los ojos en la era digital

Javier Fernández Delgado

Javier Fernández Delgado

Fue docente de Educación Secundaria.

Editor público, experto en edición digital.
Consejería de Educación, Juventud y Deporte de la Comunidad de Madrid.

Ha publicado Sacad los móviles, vamos a leer y Sacad los móviles, vamos escribir en la revista Letra 15.

javier.fernandez@madrid.org
lectodigitantes@gmail.com

Descargas:  PDF

Resumen / Abstract / Résumé

Resumen.

Este artículo expone en forma dramatizada algunas ideas sobre la manera en la que leemos y escribimos en la era digital, y sobre cómo hemos llegado hasta aquí: dos profesores de Bachillerato, trabajando juntos y utilizando herramientas didácticas disponibles en los terminales móviles, practican con su grupo de alumnos de Lengua e Historia y divulgan el estado de la cuestión actual sobre la materia de la ciencia de la lectura y la escritura, sirviéndose de Quevedo y Cervantes y de los resultados de la neurociencia.

Palabras clave: libro, libro electrónico, era digital, lectura digital, escritura digital móvil, ciencia de la lectura, neurociencia, teléfonos inteligentes, didáctica, educación, lengua española, literatura, historia, bachillerato, ejercicios prácticos, autoedición, aplicaciones informáticas, Quevedo, Cervantes.

Listening with the eyes in the digital age

Abstract.

This article shows in a dramatized way a few ideas on how we read and write in the digital age. Two high school teachers who work together using teaching tools available on mobile terminals, practicing with their Spanish Language and History groups of students, report the state of the issue on Reading and writing, using Quevedo and Cervantes texts and the results of neuroscience.

Keywords: Book, ebook, digital era, digital reading, mobile digital writing, science of reading, neuroscience, smartphones, didactics, education, spanish language, literature, practical, history, high school, exercises, autopublishing, informatic apps, Quevedo, Cervantes.

Écoute avec les yeux à l'ère numérique

Résumé.

Cet article présente à travers d'une dramatisation quelques idées sur la façon dont nous lisons et écrivons dans l'ère numérique, et à propos de comment nous sommes arrivés ici, deux professeurs de l'enseignement secondaire, en travaillant ensemble et en utilisant des outils pédagogiques disponibles sur les terminaux mobiles, pratiquent avec leur groupe d'étudiants de langue espagnole et d'histoire et divulguent l'état de la question actuelle sur le sujet de la science de la lecture et de l'écriture, en utilisant Quevedo et Cervantes et les résultats des neurosciences.

Mots-clés: livre, e-book, était numérique, lecture numérique, écriture numérique mobile, la science lecture, les neurosciences, les smartphones, l'enseignement, l'éducation, la langue espagnole, la littérature, l'histoire, baccalauréat, des exercices pratiques, des applications informatiques, Quevedo, Cervantes.

 

A Sofía García y Miguel Etayo.

 

Con silencio grande estuve escuchando lo que mi amigo me decía, y de tal manera se imprimieron en mí sus razones que, sin ponerlas en disputa, las aprobé por buenas y de ellas mismas quise hacer este prólogo.

Prólogo de El Quijote.     

 

1. Prefacio

Cervantes utiliza la metáfora de la imprenta para subrayar la importancia de los argumentos que le ofrece su amigo y la eficacia con la que se le han quedado grabados —otra metáfora, ahora nuestra—, y ello le abre el camino de la escritura: así es como el autor logra ponerle punto final a El Quijote, ya que el prólogo fue lo último que redactó.

La escucha de las razones fue el primer paso, luego vino la reflexión íntima y la aprobación de las mismas y, por fin, la voluntad de acción para componer el texto. Todos esos procesos ocurren en la mente del sujeto, «en mí» dice Cervantes; hoy diríamos «en su mente», que no es sino su cerebro. Los sentidos interactúan con el entendimiento y la comprensión: habla, escritura, lectura, se hallan íntimamente trabados; pero, ¿cómo es esa trabazón? ¿qué se sabe hoy día al respecto?

Este artículo expone en forma (levemente) dramatizada algunas ideas sobre la forma en la que leemos y escribimos en la era digital, y sobre cómo hemos llegado hasta aquí: dos profesores de Bachillerato, trabajando juntos y utilizando herramientas didácticas disponibles en los terminales móviles, practican con su grupo de alumnos de Lengua e Historia y divulgan el estado de la cuestión actual sobre la materia de la ciencia de la lectura y la escritura, sirviéndose de Quevedo y Cervantes y de los resultados de la neurociencia.

Principalmente se estudian las relaciones entre la lectura y la escritura, entre letras y sonidos. Qué ocurre mientras leo. Qué ocurre mientras escribo. Qué ocurre mientras pienso en lo que he leído. Qué ocurre mientras pienso en lo que voy a escribir. Qué está ocurriendo mientras escribo esto que estás leyendo, qué está ocurriendo mientras lo lees.

             Arriba                                  Arriba            

2. Dramatización

¿Cómo preparan las clases los profesores? ¿Cómo vienen las ideas, cómo se tantean las opciones y se descartan las posibilidades, cómo se escogen las prioridades? El pedagogo investiga en cualquier lugar —en la sala de profesores, en el aula—, y se ayuda de todo tipo de herramientas didácticas. También de las herramientas digitales móviles. Aquí se verá cómo.

 

2.1. Escena primera.
En la sala de profesores. Quevedo y la escucha con los ojos

—Sabes, he tenido una idea para tus clases de Lengua y las mías de Historia. Para abrevar el ánimo de nuestros bachilleres, tan sedientos de saberes que no nos dejan descansar a los profesores.

——Sí, dices bien. He contado las veces que han dicho «profe» en la clase de hoy: 57 veces. Lo he apuntado en este papel, ¿ves?, palote tras palote. Esto es una buena señal, ¿no?

—No se me había ocurrido hacer un recuento de solicitudes, pero la presión se nota, vaya si se nota. Son como esponjas, todo lo absorben sin dejar gota. ¿Se nota mucho que estoy siendo irónico?, perdón, ¿sarcástico?

——Son sinónimos, no hace falta que distingas. Tú eres las dos cosas. A ver, ¿qué idea es esa para las clases?

—Se trata de traer al siglo XXI a un autor clásico del siglo catapún y comprobar qué tal se apaña con la lectura digital móvil.

——¡Pero si todavía tenemos que hacer la digestión de los artículos que hemos leído en la revista Letra 15 sobre didáctica de lectura y escritura con el teléfono móvil!

—Shh, calla, o habla en voz baja, que esos chismes están prohibidos en el Instituto, como la bombas fétidas y los porros.

——Qué extravagancias dices, compañero. ¿A ti te toman en serio en clase?

—Ya lo creo, así me gano a los alumnos y me sacan un diez detrás de otro.

——¿Eh? Por un momento me lo he creído.

             Arriba                                  Arriba            

2.1.1. Quevedo escucha

—Eres una santa. ¿Y si probamos con Quevedo y su elogio de la lectura?

——¿El soneto Desde la Torre? Buena idea, a los chicos les gusta ese poema, pero no se suele ver en las clases. Y seguramente se debería.

—Te recito el primer cuarteto. Dime qué tal lo hago:

Retirado en la paz de estos desiertos

con pocos, pero doctos libros juntos,

vivo en conversación con los difuntos

y escucho con mis ojos a los muertos

——No está mal para un historiador: marcas las pausas, pero corres demasiado. Qué manía la de galopar con la poesía, es como atragantarse al comer, en vez de disfrutar cada bocado. Pareces un galgo.

—Qué dura eres, qué seria. Si hicieras más bromas los alumnos te adorarían, porque no se esperan la carcajada que se les viene encima.

——¿Tú crees? Mira que lo de ser seria me viene de familia.

—¿Probamos con el soneto de Quevedo, entonces?

——Desde luego, es uno de los elogios más hermosos que se han hecho a la lectura y los libros: afirma que el lector consigue con ellos la mejor compañía, la más sabia, interlocutores con quienes dialogar aunque ya no estén físicamente. Su memoria se guarda en las líneas escritas y el lector las recuerda al leerlas.

—La frase más extraña es la última «y escucho con mis ojos a los muertos».

——Una licencia poética.

—Pues ahí está el meollo: según la nueva ciencia de la lectura, la neurociencia que estudia qué ocurre mientras lees, eso es precisamente lo que sucede: escuchamos lo que leemos.

——Sí, así ocurre efectivamente con los primeros lectores, que silabean y leen en voz alta. Los lectores avanzados leen, leemos, en silencio. Hay un momento en que desaparece la pronunciación: la información va directamente de la mirada al entendimiento, sin intermediarios. Lenguaje puro que entra por la mirada. Todo sucede a gran velocidad y de forma automática. Lleva años y años conseguir esa habilidad. Ese es precisamente nuestro trabajo con los chicos, que lean y comprendan lo que leen.

             Arriba                                  Arriba            

2.1.2. El cerebro lector

—Lo sé, pero acabo de terminar El cerebro lector, del neurocientífico Stanislas Dehaene, y estoy en ebullición por dentro, parezco un caldero; es una obra repleta de sugerencias, que explica los descubrimientos más recientes sobre los mecanismos que utilizamos para leer.

——¿Y qué han descubierto?

Que escuchamos con los ojos.

——¡Hala!

—Es más, el autor comienza el libro con el cuarteto de Quevedo, como lema, y se refiere varias veces a él a lo largo del mismo. En Internet se pueden encontrar videoconferencias en las que cita los versos. Espera que busco el enlace en YouTube (Dehaene, 2013a). Lo estuve viendo el otro día. Mira, aquí, en el minuto 1:37.

Lecture by Dr. Stanislas Dehaene

——Tiene buena pinta, aunque está en inglés.

—En inglés hablado por un francés, lo cual es todavía mejor, aunque se aprecia poco el acento, tiene casi dominadas las erres. Qué habilidad envidiable para las lenguas poseen nuestros vecinos todos.

——No es para tanto, si no hablara inglés no daría conferencias por el mundo y nosotros no estaríamos cuchicheando sobre él.

—Hay que ser trilingüe, como tú y yo que hablamos castellano, spaninglish y madrileño.

——No seas modesto, que tu francés es estupendo.

—Nuestros chicos sí que serán trilingües de verdad, fíjate en los del BachiBac, qué rollizos están con tantas lenguas; además la cultura francesa les da unos cimientos muy sólidos.

——Cuéntame más sobre el cerebro lector.

—El título original es maravilloso, pero se pierde con la traducción: Reading in the Brain, que debe ser un guiño a Singin' in the Rain, la película, la canción, el baile luminoso y feliz bajo la lluvia que ejecuta el enamorado.

——¡Cómo me gusta! ¿Te importa si lo disfrutamos un poco en Internet? Me encanta la parte en que canta

I'm dancin' and singin' in the rain...

I'm dancin' and singin' in the rain...

Why am I smiling

And why do I sing?

Why does September

—No conocía esta faceta tuya, de prima donna.

——La tengo guardada bajo llave, es peligroso sacarla de paseo, hay alumnos por todas partes. Venga, sigue, dejemos a un lado el baile y el paraguas.

             Arriba                                  Arriba            

2.1.3. Cómo leemos

—Jua, jua. Nuestros ojos ven, pero el que lee es el cerebro, claro. La información visual se descompone en fragmentos minúsculos que viajan a través del nervio óptico, atravesando todo el cerebro de punta a punta hasta la zona occipital, la nuca, donde se recomponen las formas. La mirada lectora avanza a saltos sobre el texto escrito.

——Conozco esos saltos, son las sacadas, los movimientos intermitentes de la visión.

—Sí, tres, cuatro o cinco por línea. Moviendo los ojos cada dos o tres décimas de segundo. La mirada se detiene en el centro de la siguiente palabra. Son diez o doce letras de golpe: tres o cuatro a la izquierda de la fijación de la vista y siete y ocho a la derecha (Dehaene, 2014:32).

——Podríamos hacerles a los chicos el experimento de la lectura del periódico, al que se perforan unos agujeros para que desde abajo el observador vea los movimientos de los ojos. Es un clásico divertido.

—Buena idea. Habría que mostrarles también que eso se debe a que el escáner imperfecto de nuestros ojos, fruto de la evolución y la selección natural, solo ve de forma nítida en el centro, donde se sitúa la fóvea, apenas unas pocas letras cada vez, mientras que el resto se presenta borroso.

Visión nítida y entorno borroso en la sacada

Fuente: Chapter summaries and color figures.

——Claro, el ojo recoge lo esencial de la palabra escrita, sus caracteres, incluso su forma, y el cerebro lo compara con el léxico de palabras que alguna vez ha leído y que guarda en la memoria, y así comprende lo que lee.

—Pues sí y no. Hay que matizar. El cerebro parece que no reconoce formas enteras de palabras, sino sus componentes. Recuerda que ya el ojo, con sus conos y bastones ha descompuesto los trazos escritos en manchas mínimas, que viajan por el nervio óptico y luego se vuelven a juntar.

——A juntar en palabras completas.

             Arriba                                  Arriba            

2.1.4. Una palabra es un árbol

—Al final sí, pero solo al final. Una palabra es un árbol, como sabéis de sobra los filólogos, pero ahora es literalmente (otra metáfora) un árbol, ya que las neuronas se organizan en columnas, vecinas unas de otras, cuyas señales ascienden conforme van afinando el diagnóstico.

——¿El diagnóstico?

Letras y grafemas

Letras y grafemas. Un modelo hipotético de la jerarquía neuronal que sustenta el reconocimiento visual de las palabras. En cada etapa, las neuronas aprenden a reaccionar a un conjunto de respuestas del nivel inmediatamente más bajo: en la base de la pirámide detectan contrastes locales y barras orientadas.

Fuente: Chapter summaries and color figures.

—Sí, las neuronas se encienden o apagan según detecten los elementos para los que son sensibles, y envían señales hacia el siguiente nivel de neuronas, con el que están conectadas. Concretamente, un trazo que es una línea oblicua activa ciertas neuronas; un trazo que es una curva a la derecha activa otras; por fin un trazo vertical activa otras más. En los niveles siguientes, otras neuronas identificarán lo que es una erre escrita sobre el papel: R. Y no importará que sea mayúscula, R, o minúscula, r, y mira que no se parecen en nada una y otra.

——Entonces las primeras neuronas no podían identificar una erre minúscula, ya que no tiene esos trazos.

—Claro que no, son otras neuronas las que intervienen. Pero a cierto nivel aparece la invariancia: a la neurona ya no le importa la forma concreta, sino otra cosa, más profunda, que no distingue ni el color, ni la distancia, ni el tamaño, ni mayúscula, ni minúscula, ni si está escrito sobre un papel impreso o pantalla o con letra autógrafa. Solo queda la esencia de la erre. Y la erre no está sola, sino acompañada de otras letras...

——El grafema forma un lexema.

—Así sea. Las neuronas votan qué letra es la que aparece...

——¿Votan, has dicho?

—Es como un concierto de demonios, un pandemonio de neuronas que se disparan y activan o inhiben otras neuronas, hasta que lo que saca más votos se impone en el buzón. Es una idea propuesta por Selfridge en 1959 y seguida por muchos otros hasta hoy.

——¿El buzón, dices?

             Arriba                                  Arriba            

2.1.5. La caja de letras del cerebro y las dos rutas de la lectura

—Es la traducción libre de la caja de letras del cerebro, brain's letterbox, una zona de la corteza cerebral por debajo del oído izquierdo, donde van a parar las imágenes fragmentadas y enviadas por la retina y reconstruidas en la nuca por el sistema visual. Las columnas de neuronas, funcionando como un árbol deciden qué ha visto y leído el sujeto.

——¿Comparando los trazos con las palabras almacenadas en la memoria?

—Siento decirte otra vez que no, que no es así exactamente: no hay búsqueda de palabras enteras. La velocidad a la que se produce el reconocimiento nos hace creer que es una lectura continua de palabras. Pero no, la búsqueda se realiza de elementos más pequeños: trazos, letras, grafemas, bigramas. Todo se hace a la vez, en paralelo; simultáneamente se realizan muchas búsquedas y reconocimiento de trazos. Progresivamente se va afinando el resultado, hasta dar con la palabra.

——Y reconocerla.

—Este gráfico del libro lo muestra bastante bien, se lo podríamos poner a los chicos:

Rasgos, letras y palabras

Proceso de identificación de palabras en español (Dehaene: 2014:64).
En inglés.

——Ya veo: primero se identifican los rasgos, luego las letras y por fin las palabras.

—Observa cómo unos detectores activan otros del siguiente nivel y pueden ser tanto excitatorios (flechas) como inhibitorios (puntos). Al parecer, en el cerebro existen las sinapsis inhibitorias, de las que dice Dehaene:

lo que significa que cuando la neurona fuente se dispara, se suprime el disparo de otras neuronas

——En el gráfico, las neuronas de la N inhiben las neuronas de las palabras tema y toro, pero excitan las de cena y sano.

—Mira en esta otra página del libro las rutas de procesamiento en paralelo tanto de una palabra hablada como escrita: zanahoria.

Rutas de procesamiento paralelo

Rutas de procesamiento paralelo (Dehaene: 2014:58).
En inglés.

Lo que ocurre inmediatamente después de verla y mirarla depende de la palabra. Pero en el hoy día existe un consenso, tras treinta años de debates, sobre que en los adultos lectores se activan simultáneamente las dos rutas posibles de lectura: tanto la fonológica, que busca el sonido de las palabras, como la léxica, que accede al significado directamente. Espera que busco la cita exacta, que la tengo transcrita en una ficha de Keep en el móvil, ya que todavía no existe una edición digital del libro en castellano, solo la de papel, esta que tengo aquí, que además hay que importarla desde Argentina, porque por estos pagos todavía no se distribuye.

——¿Y tú cómo has conseguido el ejemplar?

—Me lo han traído unos amigos. Yo tenía la edición en inglés en papel, pero quería leerla en una buena traducción española, que adaptara los textos y los ejemplos. La traductora, Josefina D'Alessio es muy buena. Conseguí la obra por fin hace un par de meses, no creas, y ahora sé por Internet que ya va por la tercera edición en papel esta primavera, pero en España no se encuentra todavía. Es una verdadera lástima.

——Yo creía que eso ya no pasaba, con tanto adelanto y comercio electrónico.

—Pues ya ves. Lo compras por Internet en un momento, pero el libro en papel todavía debe viajar por barco o avión.

Ya tengo la cita, es más rápido y seguro encontrarla en la edición digital que buscarla pasando páginas y páginas en el libro impreso. Y eso que tengo el libro electrónico subrayado en amarillo, con marcadores para señalar lo más importante. Cuando has conocido la búsqueda digital se te hace un poco pesada la manual. En fin, dice así:

Todos tenemos acceso directo al significado de las palabras, lo que nos exime de pronunciar las palabras mentalmente antes de poder entenderlas. Sin embargo, incluso los lectores expertos continúan usando los sonidos de las palabras, aunque no lo noten. No es que articulemos las palabras de manera encubierta; no tenemos que mover los labios, ni siquiera preparar la intención de hacerlo. En un nivel más profundo, sin embargo, la información acerca de la pronunciación de las palabras se recupera automáticamente. La vía léxica y la fonológica operan en paralelo y se refuerzan mutuamente.

——Fascinante. Tengo, sin embargo, muchas preguntas...

—Eso me gusta. Pero antes, yo tengo una para ti. ¿Cómo podemos hacer una práctica de todo esto en clase, que demuestre el uso de la ruta fonológica si la otra no funciona?

             Arriba                                  Arriba            

2.1.6. Faltas de ortografía y juegos de palabras

——Se me ocurre algo sencillo pero contundente: las faltas de ortografía, por ejemplo. Voy a escribir algo en un papel...

—Hazlo en el teléfono móvil, por favor, que quiero hacer un experimento y así ya nos queda anotado. Usa Keep y luego compartes la nota conmigo.

——Vale. Escribo vurro, gomitar, kolega.

Diccionario predictivo virtual

—Mira, el diccionario predictivo del teclado virtual propone la corrección adecuada. Me pregunto cómo lo hará exactamente. Quizá comparando trozos de texto con una base de datos de palabras indizadas y buscando coincidencias según probabilidades.

——No sé. En el caso de las personas, al intentar leer vurro no se entiende su sentido a la primera, pero enseguida se interpreta que puede ser una errata de burro. Eso debe ser indicador de que el cerebro pronuncia el sonido y se da cuenta de la similitud, de la homofonía y le permite identificar el sentido correcto.

—Mi hija también decía gomitar de pequeña. Nos hacía mucha gracia. Ahora sé que era un chiste fonológico.

——A ver qué te parece esto:

¿Usted no nada nada?

Es que no traje traje,

porque lo guarda el guarda.

—¿Homófonos?

——Homófonas homógrafas, querido: se pronuncian y escriben igual, pero con significado diferente. La figura retórica se denomina antanaclasis, que consiste en la repetición de palabras polisémicas con sentidos semánticos diferentes.

—¡Te habrás quedado a gusto con la explicación! Los alumnos gemirán un ¡oh! de admiración.

——Si te fijas, este es el caso contrario al anterior, se escriben y pronuncian igual, pero significan cosas distintas.

—Claro. Seguro que te sabes muchos juegos de palabras.

——Retruécanos: «No es lo mismo vivir en la calle de en medio que en medio de la calle».

—«No es lo mismo tener una familia en la Mancha que una mancha en la familia».

——Espera, estoy pensando en qué hace la mente cuando invento nuevas palabras escritas, como tepozar, coponder, zaratear.

—Pero qué lista eres: el libro las llama pseudopalabras. Nuestra mente intenta entenderlas, pero fracasa, aunque el sufijo indica que son verbos en castellano.

—Pero las has pronunciado en silencio, para ti, ¿no?

—Eso creo.

——Se me ocurre otra cosa. Las palabras homófonas, como haya de haber y halla de hallar, ¿cómo las distingue el cerebro si se pronuncian igual? La ruta fonológica fracasa.

—Pues imagino que en una conversación hablada las distingue por el contexto, ¿no?

——Sí, claro. En cambio, al leer es más fácil, porque se escriben de forma distinta, y no hay lugar a confusión: bendita ortografía.

—Oh, sí, desde luego. En este caso se activa la otra ruta, la léxica, que las distingue perfectamente. Las dos rutas se complementan.

——¿Cuál es más rápida?

—La ruta léxica. Voy a buscar los datos de tiempo. Sí, aquí los tengo: un quinto de segundo basta para reconocer el significado de una palabra. Pero mucho antes ha ocurrido ya lo decisivo: 170 milisegundos desde que el ojo envía la información, es lo que se tarda en reconocer los trazos en la caja de letras del cerebro. En ese preciso instante se abren las dos rutas hacia la interpretación del significado: si es una palabra frecuente la ruta léxica es la que prima y consigue antes la significación. Si es infrecuente, la ruta fonológica será necesaria para comprenderla.

——¿Pero cómo sabemos todo esto?

—Por evidencias abrumadoras. ¿Quieres verlo con tus ojos? Hay una demostración espectacular, que les podemos ofrecer a los chicos.

——Sorpréndeme, que estoy abierta a todo.

             Arriba                                  Arriba            

2.1.7. La onda cerebral de la lectura

—Se llama la onda de lectura y muestra qué ocurre en el cerebro cuando se lee una palabra, gracias a escáneres que miden la progresiva activación de las columnas de neuronas. Hay un vídeo en YouTube que la muestra justo en el minuto 3:54. Ahora te envío el enlace exacto. También hay una foto en la web del libro de Dehaene: está en inglés pero se ve mejor, ya que es en color y en el libro impreso está en blanco y negro. Muestra las ondas cerebrales de la escucha y de la lectura.

Ondas cerebrales de la lectura y la escucha

——¡Qué interesante! Las palabras escritas y las habladas activan lógicamente distintas zonas cerebrales pero luego convergen hacia las zonas del significado, que son comunes.

—Las señales eléctricas de las palabras escritas circulan inicialmente desde la zona de la nuca hacia el oído izquierdo y más arriba.

Modelos cerebrales de la lectura

Fuente: Chapter summaries and color figures.

Aquí hay otra imagen de la web del autor que muestra en colores tanto el modelo neurológico clásico de la lectura como el nuevo modelo en paralelo, en la que se identifica la zona específica para la lectura denominada caja de letras del cerebro (buzón, letterbox), señalada en rojo. Desde allí se abren varias rutas simultáneas hacia la pronunciación y hacia el significado, que son comunes al habla y no específicas de la lectura. Aprender a leer es interconectar esas zonas, en todas las direcciones y sentidos.

——Sí, mencionaste antes las columnas de neuronas, que votaban qué palabra era la que se había visto. Esas neuronas tendrán que aprender de alguna forma.

—Desde luego. Y ese es otro debate, muy importante, que lleva décadas discutiéndose, sobre cuál es el mejor procedimiento para enseñar a leer. Los nuevos hallazgos de la ciencia de la lectura aportan numerosas evidencias y ofrecen recomendaciones a los educadores.

——¿Y qué recomiendan?

—Proponen desarrollar la conciencia fonológica: que se enseñe cuanto antes que las palabras se descomponen en las letras, que están formadas por sílabas y fonemas.

——Ya, pero todo el mundo sabe eso y se enseña en Infantil y Primaria.

—No creas, amigos de mi sobrino pequeño van a un cole donde se utiliza el método de las palabras completas: se enseña primero a reconocer los bultos, podríamos decir, que luego el niño poco a poco descubrirá por sí mismo las piezas lingüísticas de las que están formados.

——Eso ya no me parece tan seguro.

—En efecto, al parecer los niños del método de las palabras completas aprenden enseguida nuevas palabras, las memorizan y avanzan deprisa, mientras los niños del otro método van más despacio, ocupados en trabajar la asociación entre grafemas y fonemas, letras y sonidos.

——Es bastante duro, sí. Hay que memorizar cosas incomprensibles, asociaciones que parecen casuales.

             Arriba                                  Arriba            

2.1.8. Aprender a leer

—Y lo son, arbitrarias. Pero llega un día en el que se produce el milagro: el niño ve una palabra escrita por primera vez y descubre que sabe leerla. Desde ese momento, la velocidad de aprendizaje y de lectura se dispara. Mira lo que dice Dehaene en su último libro, una obra divulgativa publicada hace tres meses denominada precisamente Aprender a leer (Dehaene, 2015). Tengo aquí, en el teléfono, el libro electrónico con la edición Kindle: la cita que tengo subrayada está exactamente en la posición 349 de 1639.

Código visual de las letras y los grafemas

Y dice más adelante:

En realidad, se analizan cada uno de los trazos, cada una de las letras; lo determinante es que en el lector experto millones de neuronas especializadas se dedican a ellos, y este análisis se produce de manera simultánea en cada sitio de la palabra. Con la automatización, otros factores comienzan a influir en la lectura. Las palabras más frecuentes se reconocen más rápido que las raras o que los neologismos. Y la influencia de estos factores es señal de que el niño comienza a desarrollar la segunda ruta de lectura, esa que le permite pasar directamente de la cadena de letras al significado de la palabra.

[...]

El cerebro del lector experto toma directamente el rumbo del significado.

——¡Por fin hemos llegado al lector experto: el que enfila directamente la ruta del significado, la ruta léxica, como la has llamado tú! Eso es lo que queremos conseguir en nuestros alumnos, aún en la Secundaria y el Bachillerato, que lean divinamente. Aunque en realidad lleve una vida entera conseguirlo.

—No es tan difícil educar a las señoras neuronas, son muy plásticas; eso sí, hay que estar dale que dale, lo que no es un método muy moderno que digamos.

——Ya te digo, es el de toda la vida, pero ahora avalado por la neurociencia. Tú lo has dicho.

—En los niños primerizos hay que fortalecer la lectura con la escritura: escribir ayuda a reconocer los trazos con los que están formadas las letras. Cantar y hacer rimas ayuda a grabar los significados.

——Leer ayuda a leer.

—Mira, tengo aquí una foto de una historieta que hizo mi sobrina de cinco años, que es una leona, como llaman en su cole a los lectores ávidos. A ver qué te parece.

El país de las cigüeñas, por Alba Colino

——Qué interesante. Pone

te qiero,

se a echo

Está escribiendo tal y como se pronuncia; sigue las reglas, pero no sabe todavía las excepciones ni ha memorizado las letras mudas ni los grafemas compuestos. Está justo en ese momento maravilloso entre los cinco y los siete años en que todo cambia.

—Tendríamos que contarle todo esto a los chicos. Decirles que los niños franceses e ingleses tardan uno o dos años más que los españoles en aprender a leer.

——¿Ah, sí? ¿Es eso cierto?

—Pues sí: el castellano, como el italiano, es una lengua transparente que se escribe casi como se pronuncia; en las palabras nuevas, en seguida se reconoce el sonido y se sabe cómo escribirlas. En cambio, el inglés y el francés son lenguas con muchas palabras homófonas, que se escriben de manera diferente aunque suenen igual. Necesitas leerlas para discriminar su sentido de forma rápida.

I scream for ice cream.

Right, write, rite.

——Ya. Se entiende entonces la dificultad para aprender a leer en esas lenguas: hay que memorizar la pronunciación de muchas palabras y asociarla a su forma escrita, no basta con deducir el sonido de la lectura de las letras, como en castellano.

—Cosa que a nosotros nos parece cosa caprichosa y puras ganas de fastidiar. ¡Por eso nos cuesta tanto aprender inglés a los españolitos!

——Memorizar la pronunciación, sí, pero también la forma de escribirla, que parece no seguir unas reglas ortográficas fáciles.

Yeah, that's right. Oui, c'est ça.

——La ortografía diferente sirve para desambiguar. Esa es la regla.

             Arriba                                  Arriba            

2.1.9. Diccionarios mentales y diccionarios digitales móviles

—Estos estudios ponen de manifiesto que tenemos muchos diccionarios mentales: en primer lugar un léxico ortográfico,

que lista las formas escritas de todas las palabras que conocemos porque las hemos visto alguna vez. Estas representaciones ortográficas probablemente estén almacenadas en forma de árboles jerárquicos de letras, grafemas, sílabas y morfemas.

——Y también un léxico fonológico, claro, para la pronunciación.

—Y otro gramatical y otro semántico, con las asociaciones del significado de las palabras.

Estos diccionarios mentales se abren uno detrás del otro, a medida que nuestro cerebro recupera la información correspondiente. Dicha metáfora significa que nuestra mente posee una biblioteca de referencia de muchos volúmenes, que contienen desde una guía de ortografía hasta un manual de pronunciación y un diccionario enciclopédico.

——Así es, efectivamente.

—Dehaene llega a avanzar una cifra espectacular, escucha lo que dice:

Cada uno de nuestros lexicones probablemente contenga entre 50.000 y 100.000 palabras. Estas estimaciones son otra prueba de las impresionantes capacidades de nuestro cerebro. Cada lector recupera fácilmente un significado entre por lo menos 50.000 palabras candidatas, en el lapso de unas pocas décimas de segundo, basado nada más que en unos pocos trazos de luz en la retina.

——Trazos de luz en la retina: qué hermoso.

—¡La escritura! He ahí otro filón para excavar en las mentes adolescentes. ¡Tengo unas ganas de dedicar una clase a la escritura!

——Pues la podemos preparar, si quieres. Lo que hemos hecho hoy tenemos que convertirlo en una experiencia didáctica en la clase.

—Y utilizar los teléfonos móviles o las tabletas para ampliar los diccionarios mentales con los tecnológicos que se pueden llevar encima como ayuda. Y son unos cuantos, la verdad: cualquier aplicación lectora, como Kindle, Play Books o Cool Reader tiene acceso a diccionarios de la lengua propia mediante una doble pulsación o una pulsación larga, ¿ves?

Diccionario español de la aplicación Kindle para Android

Diccionario español de la aplicación Kindle para Android

Diccionario español de la aplicación Play Books para Android

Diccionario español de la aplicación Play Books para Android

Diccionario español de la aplicación Cool Reader para Android

Diccionario español de la aplicación Cool Reader para Android

——Desde luego son unas estupendas ayudas para descubrir significados de palabras que no se comprenden.

—Y para matizar significados, que a lo mejor creemos saber lo que significa una palabra y al consultar el diccionario descubrimos un matiz inesperado. A mí me pasa constantemente desde que utilizo por sistema los diccionarios móviles.

——Pues yo quiero utilizarlos también. ¿Me los puedes instalar? Me han regalado este móvil enorme y no sé muy bien qué hacer con él.

—Pues tú al menos te lo preguntas, que la mayor parte de la gente recién llegada a los teléfonos inteligentes con el WhatsApp va que chuta y no quiere saber más, para no agobiarse con la tecnología.

——Es verdad.

—Muchas veces pienso en lo que nos estamos perdiendo por no reconocer lo ignorantes que somos. Porque, ¿cómo sabemos que no sabemos? ¿Cómo podemos saber que podemos consultar un diccionario virtual mientras leemos si no sabemos que haciendo una pulsación larga se abre para nosotros?

——O, lo que es peor, si se abre pensamos que algo hemos hecho mal y damos a cancelar para que se vaya.

—Ja, ja, sí, así es: ¡huyamos de este mensaje amenazante! ¡Seguro que es algo malo!

——Yo le tengo un poco de miedo a este chisme, la verdad.

—Pues nada de eso: hay que domesticar a la bestia, que no muerde, aunque lo parezca. ¿Has leído el artículo maravilloso que se publicó en El País titulado... ¿Te acuerdas cuando leíamos de corrido?, sobre los efectos sobre la lectura profunda y la comprensión que está teniendo la lectura en pantalla e Internet?

——Oh, sí. Lo tengo recortado y subrayado.

—¿Qué te parece si lo utilizamos en esta clase que estamos preparando sobre el cerebro lector?

——Ya me estoy relamiendo de pensar en lo que comentarán los chicos cuando les dé las fotocopias y les encargue la lectura para el día siguiente: ¿terminarán de leer el artículo largo o, como teme la autora, Ana Carbajosa, no lo harán?

—¿Y si en vez de fotocopias les envías el enlace móvil para que lo lean en pantalla y elaboren notas con los párrafos escogidos?

——Me estás llevando al huerto, compañero.

—¿Te has dado cuenta tú también?

             Arriba                                  Arriba            

2.2. Escena segunda.
En el aula. Los escribas inventan la lectura

—Hola chicos, se os ve buena cara para ser viernes. Por favor, sacad los móviles, que vamos a trabajar con ellos.

—Profe, ¿va a venir hoy la profesora de Lengua a tu clase como fuiste tú a la suya el otro día?

—¿Qué os pareció la experiencia?

—Flipante, fue una sesión memorable: doble ración de caldo, como tú dices.

—Y a cuatro manos entre los dos profes.

—Se conoce que preparasteis la clase a conciencia.

—Sí, no como otra veces que se nota que la decisión sobre de qué va a tratar la sesión la tomáis subiendo por las escaleras.

—¿Y tú cómo sabes eso?

—Porque os oigo murmurar por los escalones.

—Yo también lo sé porque os leo la mente con la caja de letras del cerebro.

—No seas burro, colega, que se va a creer que no te has empollado el tema y bien sabes que el buzón del cerebro es una zona especializada en la lectura, no en el habla.

—Vaya, me alegro de no sembrar en tierra yerma, chicos. Es viernes, pero estáis en forma y con ganas de jaleo dialéctico.

—Claro, profe, hemos hablado mucho entre nosotros de lo interesante que fue tratar de la nueva ciencia de la lectura. ¿Hoy tendremos más de lo mismo?

—¿Y vendrá también la profesora de Lengua?

—Sí, sí, precisamente por ahí entra.

——¿Se puede?

—Pasa, pasa, estaban preguntado por ti, yo no les basto, tú les gustas más.

—No seas envidioso, profe, que también tienes tus cualidades.

—¿Y qué nos habéis preparado para hoy?

             Arriba                                  Arriba            

2.2.1. El soneto de Quevedo

—¿Alguien ha memorizado el soneto completo que leímos el otro día sacado del portal de Quevedo de la Biblioteca Miguel de Cervantes?

—Profe, pan comido. Yo lo recito, si quieres.

—Vale, recita, pero sin prisas, sin galopar, como dice mi colega.

Retirado en la paz de estos desiertos,

con pocos, pero doctos libros juntos,

vivo en conversación con los difuntos

y escucho con mis ojos a los muertos.

 

Si no siempre entendidos, siempre abiertos,

o enmiendan, o fecundan mis asuntos;

y en músicos callados contrapuntos

al sueño de la vida hablan despiertos.

 

Las grandes almas que la muerte ausenta,

de injurias de los años, vengadora,

libra, ¡oh gran don Iosej! docta la emprenta.

 

En fuga irrevocable huye la hora;

pero aquella el mejor cálculo cuenta

que en la lección y estudios nos mejora.

—No está mal. ¿Alguien más que quiera hacerlo, pero mucho más despacio, para dar tiempo a la mente a disfrutar tanto de la rima musical como de la comprensión que va surgiendo poco a poco?

—Yo lo haría, profe, pero tengo que reconocer que no entiendo bien lo que dice.

—No hay problema. Vayamos por partes. Primero, el significado general, ¿cuál es?

—La soledad acompañada, profe.

—El ermitaño que se entretiene leyendo en su cueva.

—El difunto que añora la vida, cuando podía leer y sentir el paso del tiempo.

—No olvidéis la sinestesia, chicos, intercambio de sensaciones entre los sentidos,

música callada,

soledad sonora

decía san Juan de la Cruz. Quevedo justifica la conversación entre los vivos y los difuntos, que ya no pueden hablar de viva voz, gracias a que los ojos también son capaces de escuchar, mediante la mirada lectora.

—En fin, profe, es un elogio de la lectura y los libros, está muy claro.

——Dejadme que intervenga. El actual director de la Real Academia Española de la Lengua, Darío Villanueva, tiene un pequeño librito, que aquí os traigo —pásalo, por favor—, titulado La poética de la lectura en Quevedo.

Darío Villanueva, La poética de la lectura en Quevedo.

En él recoge las varias interpretaciones que se han hecho del poema, verso a verso, incluso.

—Está publicado en la Biblioteca de Ensayo.

——En efecto, es un ensayo sobre la poética... ¿Y qué es una poética? ¿Alguien puede buscar el término?

—El DRAE del teléfono dice:

Ciencia que se ocupa de la naturaleza y principios de la poesía, y en general de la literatura.

—Chicos, sobre esto, tengo que contaros que mi abuelo Arturo, que era maestro en una aldea orensana allá por los años treinta, cuando jugábamos a la escoba, charlábamos y yo no conocía una palabra me hacía levantarme para que cogiera el diccionario y lo consultara...

—Profe, esa anécdota ya nos la has contado: se conoce que tienes una fijación con ella.

—Bueno, bueno, sigamos.

——Vamos a fijarnos ahora en el segundo cuarteto, que el primero ya lo examinamos el otro día. Recita, venga. Y arriesgad una interpretación.

Si no siempre entendidos, siempre abiertos,

o enmiendan, o fecundan mis asuntos;

y en músicos callados contrapuntos

al sueño de la vida hablan despiertos.

—Me parece que Quevedo tampoco «entiende» todo lo que lee, profe, como nos pasa a nosotros.

—También indica que los libros cambian y mejoran al lector y sus «asuntos».

——Un momento, fecundar ya sé que sí, pero ¿todo el mundo sabe lo que significa enmendar?

—Espera, profe, que lo busco en el diccionario virtual del navegador Chrome del móvil: ahora puedes buscar el significado de cualquier palabra si pulsas un rato sobre ella, es comodísimo; significa

corregir, quitar defectos, subsanar.

—En la aplicación DRAE dice solo

arreglar, quitar defectos.

Letras y grafemas

——¡Que hermoso verbo!, ¿verdad, chicos? Enmendarse, enmendar la plana, enmendar la Constitución, poner una enmienda a un proyecto de ley, enmendar un error cometido...

—Los otros dos versos son los más difíciles, profe.

—¿Alguien se anima a proponer una interpretación?

—Creo, que se puede referir a que los durmientes, que son los muertos, hablan a los vivos.

—Sus «sueños» son sus textos escritos.

—Usa «contrapuntos» para expresar otra manera de referirse al diálogo con los difuntos: en música indica el diálogo entre instrumentos o diversas voces. Dice el diccionario virtual:

Concordancia armoniosa de voces contrapuestas.

——No está mal, nada mal. Dejadme que haga una aportación: estos versos tienen un alto valor polisémico, como señala nuestro académico Villanueva (2007:64), que cree que el perfecto endecasílabo «si no siempre entendidos, siempre abiertos» puede interpretarse bien desde el punto de vista de los lectores, como habéis hecho vosotros, bien desde la perspectiva de los libros mismos. ¿Imagináis cómo?

—Claro, «entendidos» significaría otra cosa: que entienden, que son listos, los propios libros.

—Que son inteligentes, sabios.

——¿Y «abiertos»?

—Pues como el software libre, profe, que admite modificaciones, en este caso que admite interpretaciones.

—Más bien que son receptivos.

——Vale con esto por ahora. Veamos ahora el primer terceto. ¿Lo puedes recitar?

Las grandes almas que la muerte ausenta,

de injurias de los años, vengadora,

libra, ¡oh gran don Iosej! docta la emprenta.

——Los has recitado estupendamente, con mucha lentitud. Casi podemos decir que nunca se practica la lentitud suficiente, y sin embargo es necesaria: fijaos dónde ha situado el poeta el sujeto de la oración, al final del tercer verso. Se tarda un buen rato en descubrir al protagonista, quien venga la injuria del olvido y de la muerte. ¿Cuál es?

—La «emprenta», ¿es la imprenta, no?

—En efecto: Villanueva dice que la aportación de Quevedo es colocar no la lectura o los libros en el centro de todo este elogio si no a la imprenta, que es la verdadera revolución, ya que pone al alcance de muchos lo que antes era accesible a unos pocos. Resumen su interpretación del poema de esta manera:

La escritura primero y la imprenta después, permiten que las almas sabias nos sigan hablando, y a nosotros se nos propone, pues, como gran esperanza, que dediquemos nuestra vida al estudio y a la lectura, fuentes de aquella sabiduría.

—Profe, falta el último terceto: ¿lo puedo recitar yo?

—Claro.

En fuga irrevocable huye la hora;

pero aquella el mejor cálculo cuenta

que en la lección y estudios nos mejora.

—Pues eso, aplicarnos a la «lección» y los «estudios», como estamos haciendo en este momento.

—Profe, me gusta mucho que en el mismo verso incluya «fuga» y «huye», que son palabras primas hermanas, para darle más fuerza a esa carrera del tiempo.

——Pleonasmo, se llama la figura. Busca la definición.

—Pleonasmo:

emplear uno o más vocablos innecesarios para que tenga sentido completo, pero con los cuales se añade expresividad a lo dicho; p. ej., lo vi con mis propios ojos.

Tempus fugit, que decía Virgilio; huye la hora, para Quevedo. Ahora quisiera decir algo yo, que he estado muy calladito, cosa rara, porque soy el profe. Para mí el corazón del poema es que la imprenta libera a los doctos —a los sabios—de la muerte. Pero no solo la imprenta, sino la difusión y publicación de la obra, la edición en cualquiera de sus formas y soportes; la multiplicación de su escritura original en copias idénticas, que abandone el cuerpo del autor y salga a recorrer mundo, en busca del lector, para ofrecerse a su mirada descifradora y regalarle el sentido oculto entre los trazos manuscritos o impresos, o tipográficos digitales, bitios, si hablamos de nuestro propio tiempo, que en todos ellos pueden encarnarse las ideas.

—Vamos, que Quevedo debería ser el santo patrono de los escritores, ¿no, profe?

—De los editores diría yo mejor, como lo fue don Iosef.

—Eso, profe, ¿quién es ese don Iosef al que se invoca en el terceto?

——Si os fijáis, observaréis que el poema tienen la forma de una carta o epístola, y Iosef es su destinatario aparente. Era un amigo del autor que también fue su editor póstumo, porque tenéis que saber que este poema se imprimió tras su muerte, en una obra titulada El Parnaso español, monte en dos cumbres dividido, con las nueve Musas Castellanas, donde se contienen poesía de don Francisco de Quevedo Villegas, caballero de la Orden de Santiago, y señor de la Torre de Juan Abad, que con adorno y censura, ilustradas y corregidas, sale ahora de la librería de don Josef Antonio González de Salas (Madrid, imprenta de Pedro Coello, 1648).

—La he encontrado en imágenes de Google, os envío la foto de la portada al grupo de WhatsApp.

Parnaso español, 1648

Esta edición del Parnaso español fue la primera de muchas otras, entre ellas la que hemos usado como texto principal, sacado del Parnaso digital preparado por el profesor García González.

——La edición digital de los sonetos se encuentra junto a otras ediciones de sus obras dentro del portal de autor dedicado a Quevedo, que permite leer en línea mucha de su poesía, en ediciones fiables.

—Pero atención, he aquí un milagro histórico: ¿sabéis lo que se encontró en las guardas —hojas que ponen los encuadernadores al principio y fin de los libros— de un Trattado en italiano que fue de Quevedo?

             Arriba                                  Arriba            

2.2.2. El poema autógrafo

Pues un papel con el autógrafo del poema que estamos comentando: escrito de su puño y letra nada menos, algo casi único. Os envío una foto al grupo de WhatsApp, porque no es fácil encontrarla y que sea legible. Intentad con paciencia leer la letra quevedesca y comparadla con la versión que os habéis aprendido.

Ológrafo del poema de Quevedo

—¿Alguien es capaz de leer el primer cuarteto?

—Jolín, profe, menuda letra.

—Pues como las de algunos que yo me sé, y de cuyo nombre no quiero acordarme.

——Empiezo yo:

Retirado en la paz destos desiertos

[Iosephe] em pocos, pero doctos, libros juntos

bibo con el comerzio de difuntos

i con mis ojos oigo hablar los muertos

—Es bastante diferente al definitivo, Quevedo hizo muchos cambios, dentro de la misma idea general, eso sí.

——El estudio del proceso creativo de una obra se denomina genética textual.

—Eso quiere decir sencillamente, chicos, que la Literatura tiene Historia, y ello por dos razones: porque los poemas cambian con el tiempo y porque el poeta vive inmerso en una época que le condiciona. Por ejemplo, el retiro del protagonista del primer verso alude a un exilio forzado de Quevedo fuera de la Corte o incluso a una estancia en prisión. Pero también el propio poema se transforma, evoluciona: el autor lo va depurando.

——Observad con detalle los cambios. Venga, señaladlos.

—En el tercer verso: bibo con el comerzio de se quedó en vivo en conversación con los difuntos. Mejoró bastante, profe.

—En el cuarto: i con mis ojos oigo hablar se convirtió en y escucho con mis ojos a los muertos. Aquí no digamos, de oír a escuchar.

—Escuchar es oír con más atención, ¿no, profe? Como hacemos nosotros, que no paramos de escucharos.

—Os voy a mostrar cómo es el texto de la primera edición del poema, póstuma, de 1648, tres años después de la muerte de su autor: algunos han utilizado el texto introductorio para ponerle título al poema, Desde la Torre, en vez de usar el primer verso, Retirado...

Poema impreso en 1648

Torre va con mayúscula y casi todo el mundo cree que se refiere a la Torre de Juan Abad, de la que fue Señor nuestro insigne poeta, aunque con pleitos. Muy cerca, en Villanueva de los Infantes, en la Mancha, fue enterrado y allí seguían sus restos en 2009, por si queréis ir a saludarle. De paso, aprovechad para descubrir muy cerca el lugar más probable del que Cervantes no quería acordarse, según demuestra un estudio matemático de inminente publicación.

——¡No me digas!

—Ya te contaré luego. A ver, chicos: hemos encontrado el poema autógrafo original, una edición impresa posterior... ¿qué sigue?

—Profe, estoy comparando la edición de 1648 con la que usamos nosotros de la Cervantes Virtual, que es de... 2003.

—¿Y qué?

—Pues que hay un montón de diferencias de detalle: se comen letras, como co por con.

—Escriben la ese como si fuera una efe.

—La ye como i...

             Arriba                                  Arriba            

2.2.3. Ediciones del poema

——¿Pero sabéis cuál es la diferencia más importante? Pues las comas.

—¿Las comas?

——Sí, las comas: si dejamos de lado los detalles ortográficos que has señalado, que son abreviaturas y tradiciones tipográficas de la época, las comas indican las pausas, y pueden cambiar el sentido o abrir otras posibilidades de interpretación.

—Observad el primer terceto con atención: nuestra edición digital de 2003 respeta la que se cree definitiva de Blecua, pero que es diferente de la de Rey y de la de 1648. Todo esto lo señala el profesor Carreira (1997:95) en un artículo de crítica literaria, que también está disponible en la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Bajad y abrid el pdf, que luego lo deberéis leer más despacio. Observad las puntuaciones discrepantes.

Carreira: puntuaciones posibles

——Para Carreira caben, pues, diversas interpretaciones del sentido: tres, o quizás cinco lecturas diferentes. Atención. Unas son más probables que otras, pero no imposibles.

Carreira: intepretaciones posibles

—¡Ay, las comas! Pueden ser la pesadilla del autor, pero también del editor, o del lector. ¿Qué quiso decir exactamente Quevedo, chicos?

—Cualquiera sabe, profe.

——Algo es seguro: la metáfora de la lectura como conversación.

—También el elogio de la «emprenta».

—Es interesante que realicéis prácticas de lectura en voz alta de las distintas posibilidades del poema, con su pausas bien marcadas y los cambios de sentido, para apreciar las delicias de la lengua y la finura que puede llegar a tener. ¿Qué os parece que cada uno envíe al grupo lectodigitantes de WhatsApp su propia versión recitada del soneto? Se hace en un instante, pero hay que practicar antes, ¿eh? Lo podéis hacer en grupos pequeños. Venga, juntaos cinco minutos.

—Profe, yo ya he enviado la mía.

—Vaya con el cagaprisas. Lo habrás pensado mucho.

             Arriba                                  Arriba            

2.2.4. Cervantes y la escucha de leer

—Han terminado los cinco minutos. Prosigamos, haciéndonos una pregunta radical: ¿cómo podemos leer hoy la letra de Quevedo, manuscrita hace... casi cuatro siglos?

—Pues porque la escritura es parecida hoy y entonces, aunque no es igual.

—¿La escritura o la lectura?

—Ambas van de la mano, profe: no puede haber una sin otra.

——Sí que puede. Habitualmente hay más gente que sabe leer que la que sabe escribir, y en el pasado mucho más. Leían algo, pero solo podían firmar con una equis.

—¿Se saben los porcentajes de lectores y escribientes del pasado, profe?

—Pues creo que con exactitud no se conocen. Son especulaciones basadas en muestreos de documentos firmados y en tiradas de ejemplares de las ediciones de las obras impresas, pero la realidad es que circulaba un número indeterminado de obras y copias manuscritas más o menos avaladas por el autor; Quevedo, por ejemplo, publica de esa forma poemas críticos cuya impresión sería prohibida, que pasaban de mano en mano y se leían discretamente.

——Además, hay muchas formas diferentes de leer, y muchos tipos de lectores.

—Efectivamente, así es; como vamos a comprobar con Cervantes enseguida.

——Hemos maquinado una práctica emocionante sobre este asunto. Vayamos a la fuente a por agua fresca. Abrid El Quijote en vuestros teléfonos y buscad esta frase «no hay mejor letrado en el mundo» y luego esta otra «escuchando leer» e indicad dónde están dentro de la obra.

—Profe, no juegues con nosotros, están en dos párrafos seguidos del... capítulo XXXII de la primera parte.

—¿Cómo lo has sabido tan rápido, colega?

—Pues pulsando en el icono del índice.

——Ahora, por favor, haced una nota Keep con esos dos párrafos y el anterior —total, tres párrafos seguidos— y guardadla.

—Ya está.

——La práctica consiste en que debajo del texto escribáis otros tantos párrafos de comentario sobre qué nos dice Cervantes sobre cómo se leía en su época. Revisad bien la redacción, nada de faltas, que tenéis diccionario virtual. Por fin, compartid la nota conmigo y el profesor de Historia, para que podamos leerla y anotarla.

—¿Y ponemos nuestro nombre?

Nota Keep anotada y compartida

——No es necesario, sabremos de quién es en cuanto nos llegue. Por favor, ¿puedes leer el texto en voz alta y lo comentamos un poco?

—Dice así:

 [...] Y, como el cura dijese que los libros de caballerías que don Quijote había leído le habían vuelto el juicio, dijo el ventero:

—No sé yo cómo puede ser eso; que en verdad que, a lo que yo entiendo, no hay mejor letrado en el mundo, y que tengo ahí dos o tres dellos, con otros papeles, que verdaderamente me han dado la vida, no sólo a mí, sino a otros muchos. Porque, cuando es tiempo de la siega, se recogen aquí, las fiestas, muchos segadores, y siempre hay algunos que saben leer, el cual coge uno destos libros en las manos, y rodeámonos dél más de treinta, y estámosle escuchando con tanto gusto que nos quita mil canas; a lo menos, de mí sé decir que cuando oyó decir aquellos furibundos y terribles golpes que los caballeros pegan, que me toma gana de hacer otro tanto, y que querría estar oyéndolos noches y días.

—Y yo ni más ni menos —dijo la ventera—, porque nunca tengo buen rato en mi casa sino aquel que vos estáis escuchando leer: que estáis tan embobado, que no os acordáis de reñir por entonces.

El Quijote, I, Capítulo XXXII.

—Yo tengo otra cita preparada, que ahonda en la materia; es del capítulo 32, donde también debaten los pros y contras de la lectura. Os la leo:

Mientras los dos esto decían, había tomado Cardenio la novela y comenzado a leer en ella; y, pareciéndole lo mismo que al cura, le rogó que la leyese de modo que todos la oyesen. —Sí leyera —dijo el cura—, si no fuera mejor gastar este tiempo en dormir que en leer.

El Quijote, I, Capítulo XXXII.

——Es más, si consultáis el índice de El Quijote aparece esto:

Capítulo LXVI. Que trata de lo que verá el que lo leyere, o lo oirá el que lo escuchare leer

El Quijote, II, índice de capítulos.

El Quijote está repleto de ejemplos de lectura social, lectura en voz alta que los asistentes escuchaban del lector, que leía e, inevitablemente, interpretaba, recitando. Covarrubias, en el Tesoro de la lengua castellana o española, el primer diccionario en lengua vulgar de Europa, ya decía algo así como que

leer es pronunciar con palabras.

——¿Puedes buscar la referencia en Internet?

—Aquí está. Fijaos, hay acceso a varias ediciones digitales facsímiles, una en Google Libros de la primera edición de 1611 y otra, en la Virtual Miguel de Cervantes, de 1674. Qué abundancia, madre mía. Os las envío al grupo, para que las podáis hojear.

——Yo tengo la edición en papel, pero no la he traído; es bueno saber que se puede consultar en línea.

—Aquí está la cita exacta:

LEER, de el verbo Latino lego.is. es pronunciar con palabras lo que por letras está escrito; enseñar alguna diciplina publicamente.

—Profe, leer era hablar, como hacen los niños.

—Lógico, si había pocos que supieran leer, era la única manera de que los más se enteraran, como en la venta.

——Busca ahora en la Red un artículo de Margit Frenk sobre Quijote y oralidad: en él dice que leer era sinónimo de oír. Viene en el volumen impreso de la edición conmemorativa del IV Centenario.

—En efecto, aquí está: la RAE lo tiene subido en pdf, se titula Oralidad, escritura y lectura. El texto os puede ayudar a redactar, chicos. Dice, por ejemplo:

[...] la mayoría de la población española no sabía leer; pero en todas partes y en todos los niveles sociales había algunos que sí leían y que solían leer en voz alta para una persona o bien para grupos de oyentes.

[...] No eran pocos los que solían leer en voz alta para sí mismos. Otros muchos tenían la costumbre de memorizar textos y de recitarlos o cantarlos ante grupos de personas.

[...] El predominio de la lectura oral y la recitación sobre la lectura silenciosa queda de manifiesto en abundantes testimonios escritos de la época.

——Sin embargo, chicos, Cervantes era peculiar, para él leer era leer en silencio. Cuando no era así, lo indica explícitamente, como en los textos que hemos visto de El Quijote. Dice la articulista:

Los usos del verbo leer en Cervantes parecen confirmar lo que podemos deducir por otros caminos: que él era de los que leían en silencio. Y así, evidentemente, en contraste con tantos personajes, leía don Quijote.

—Podríamos discutir, entonces, si los ilustradores entendieron bien los textos. Por ejemplo, Doré hace esta maravilla, pero, ¿es correcta? Marchando al grupo el enlace a una estampa grabada (de una edición inglesa de El Quijote), que tiene la Wikipedia:

Doré, don Quijote leyendo

—Pues no, profe, está con la boca abierta, a grito pelado.

—Y eso no es la Wikipedia, profe, es la Wikimedia.

—Correcto, gracias por la matización.

——Vamos examinar otro ángulo de la lectura de El Quijote. El novelista y crítico Andrés Trapiello ha reescrito la obra de cabo a rabo para hacerla más accesible al lector actual, por ejemplo sustituyendo refranes ininteligibles por otros de significado similar pero comprensibles hoy, como pedir «cotufas en el golfo», que torna en «peras al olmo».

—La portada dice «Puesto en castellano actual íntegra y fielmente». ¿Qué os parece el intento?

—Pues la verdad, profe, podría ayudar, hay muchas cosas que no se entienden, incluso usando el diccionario.

—A mí no me parece bien cambiar lo que escribe el mejor prosista castellano, aunque no siempre sea fácil.

——Javier Rodríguez Marcos, entrevista al reescribidor y en un artículo titulado Un Quijote moderno recopila la opinión de muchos entendidos, unos a favor y otros en contra. Os envío los enlaces. Leedlos y los comentaremos en la próxima clase.

—Profe, tengo una idea. ¿Y si se editara un Quijote digital que ofreciera tanto el texto original como la versión modernizada de Trapiello? Un Quijote dual, como las películas, que tiene dos audios: versión original y doblada.

—Se podría pasar del uno al otro cuando se quisiera, lo digital lo permite. Un botón bastaría. Así, cabrían todos los lectores, todas las actitudes. Yo mismo cabría.

—Sería una herramienta educativa cojonuda... uy, perdón.

—Y un consuelo para la vida diaria. Una medicina.

—Ese Quijote digital debería ir por defecto en todos los terminales para lectura móvil.

—Y ser promovido por la RAE y patrocinado por algunos de esos pastosos que juran por su madre proteger la cultura.

——¡Estos son mis chicos!

             Arriba                                  Arriba            

2.2.5. La escritura se puede leer

—No tenemos el manuscrito ológrafo de El Quijote, aunque una estupenda novela reciente titulada Madrid 1605, escrita al alimón por Eloy M. Cebrián y Francisco Mendoza, recrea su posible hallazgo. Es muy divertida y jugosa, porque cuida al detalle la ambientación histórica. Lo que sí tenemos es muestras de la letra de Cervantes, por ejemplo su firma. Os envío al grupo la reproducción que existe en la Wikimedia de Wikipedia.

Firma autógrafa de Cervantes

——Leed la letra: ¿notáis algo raro?

—Que escribe Cerbantes, con be.

—Pero Saavedra con uve.

——Efectivamente, y nosotros no respetamos eso en la actualidad.

—Profe, sin embargo en la portada del Quijote aparece escrito con uve. Esa será la causa. Aquí la tengo: la envío al grupo.

Portada impresa del Quijote de 1605

—Lo de que son uves lo dirás tú, parecen úes, como en compuesto. Usan el mismo dibujo de letra.

—Quieres decir el mismo tipo tipográfico.

—Pues Quixote aparece escrito con equis y nosotros usamos la jota.

—Esto es un pitorreo, profe.

—Sin embargo, chicas y chicos, leemos las letras manuscritas de don Miguel (en realidad en vida nunca tuvo el don, pero la verdad es que se lo ha ganado) y de don Francisco sin grandes problemas. ¿Cómo lo conseguimos?

—Es lo que hablábamos el otro día, profe: el ojo lee los trazos y el cerebro los reconoce y luego los interpreta, descartando lo que no es y escogiendo lo más probable.

——Y aunque está impresa una u leemos una uve en Ceruantes.

—Eso es porque el diseño de la letra es ambiguo, tiene los rasgos de la u, pero también a la vez los de la uve: es una uuve, que vale tanto para un roto como para un descosido.

——¿Y que me decís, chicas, de esa d que sube , gira y se transforma en erre en el Saavedra manuscrito? Mira que es elegante esa deerre, y se compone con un único trazo, aunque sean dos letras diferentes.

—Hay una importante lección en estos detalles, chicos: nuestro cerebro es muy listo, capaz de soportar un grado muy alto de varianza en los trazos que se leen. Que nos lo digan a los profesores, que tenemos que corregir vuestros manuscritos autógrafos.

——Esa propiedad, recordad el otro día, se denomina invarianza visual y se refiere a que el cerebro detecta la esencia de las letras, aunque sus formas varíen. Pero, ¿cuál es esa esencia? ¿Cómo apareció? ¿Quién la creó? ¿Cuáles son sus orígenes?

—Para terminar la sesión de hoy, que ha venido cargadita, vamos a tener que hablar de los escribas: de los de ayer y de los de hoy.

             Arriba                                  Arriba            

2.2.6. Los escribas inventan la lectura

Allá por los orígenes de la civilización, cuando surgieron las primeras ciudades, los escribas inventaron la escritura...

Escriba egipcio

——Bueno, en realidad inventaron la lectura, tuvieron que encontrar una manera de que el cerebro pudiera leer.

—Así es. Hubo que domesticarlo. Dice Dehaene (p. 23), a quien ya conocéis:

La cultura y la organización cerebral están ligadas inextricablemente.

[...] A lo largo de su larga historia cultural, los seres humanos descubrieron poco a poco que podían reutilizar sus sistemas visuales como medio sustituto de entrada de la lengua, y llegaron así a la lectura y la escritura.

Pero la proeza que realizaron los primeros escribientes mesopotámicos, egipcios, chinos, indios y amerindios fue inmensa: conservar el significado mediante imágenes visuales que permitían reconstruir los sonidos y la pronunciación. Cuanto más precisa sea la transcripción de los sonidos, mejor para la comprensión. No es lo mismo el glifo o ideograma que las letras de la palabra escrita; pensemos por ejemplo en los conceptos o abstracciones: inmensidad, amor, odio, ternura, compasión. ¿Qué calidad tiene que tener una imagen para estar a la altura de un concepto?

——La escritura codifica el habla. En la escritura alfabética, lo habitual es que cada sonido se codifique con una letra, aunque también pueden ser varias (como ch en castellano). El sonido se convierte en imagen, cambia la manera en la que lo percibimos con los sentidos: migra del sentido del oído al de la vista. El ojo que lee envía la información visual a las zonas que la interpretan de una manera más rápida que lo hace el oído. Por eso cunde más leer que escuchar: ¿Nos imaginamos cómo sería escuchar habitualmente el periódico en lugar de leerlo?

—Profe, lo que dices confirma que es el invento de la escritura lo fundamental; la lectura viene después.

—Un momento, un instante. Vamos a realizar una experimento entre todos para dilucidar esa cuestión. Tomemos como punto de partida el alfabeto latino del español, de 27 letras, en su versión de mayúsculas. Cada letra, en su diseño básico, se puede reducir a un número mínimo de trazos sin los cuales ya no se reconocería como tal letra. Por ejemplo la A tiene tres trazos y la H otros tres, pero colocados de forma diferente en una u otra letra. La C tiene uno, una curva no cerrada; esa es la O. Y así.

Vamos a hacer el experimento de esta forma: hay que hacer una tabla con las 27 letras en la primera columna; en la segunda columna colocaremos el dibujo de los trazos elementales que constituyen cada letra, que en la hache son | - |. En la tercera columna sumaremos el número de trazos necesarios para componer cada letra. Al final haremos una media, a ver qué sale.

——Para no eternizarnos, vosotros de allá haréis desde la A a la M y vosotros de ahí las que quedan. Tú, si quieres, sal a la pizarra a escribir los resultados.

[...]

—Por las caras veo que ya habéis terminado, esto se hace rápido. Por favor, id dictando los resultados, para apuntarlos. Que alguien se anime a lanzar algunas conclusiones.

—Las que más trazos tienen, 4, son la M y la Ñ, el resto 3, 2 o 1.

—Pues sí, así es. Algunos resultados se pueden discutir, chicos, pero lo fundamental es lo que nos ha salido. ¿Y qué media de trazos tiene nuestro alfabeto en mayúscula?

—68 trazos dividido entre 27 letras sale 2,5185. Vamos, dos rayas y media.

—Muy bien, es un resultado consistente con los que alcanza Mark Changizy en sus estudios sobre los sistema de escritura del mundo (2005, 2009). En esta imagen que os envío, aparecen los resultados del mismo experimento que el nuestro pero sin la eñe.

Trazos del alfabeto latino

Nuestro autor afirma que las principales escrituras del mundo utilizan entre 2 y 3 trazos para construir las letras o los signos. Es una economía de trazos inesperada: con poco se hace mucho.

——En esta otra imagen, espectacular si la miramos desde este nuevo punto de vista, se resumen los datos:

Escrituras mundiales

—¡Cuanta variedad aparente y cuánta homogeneidad oculta, profe!

——Ahora, otro interrogante para descifrar: ¿qué podemos deducir de esta imagen?

Trazos del alfabeto latino

—Son los distintos tipos de trazos posibles con los que se construyen las letras del alfabeto latino: rayas verticales, horizontales, oblicuas, grandes y pequeñas, curvas abiertas y cerradas...

—Hay 1, 2, 3... 15 trazos diferentes.

—En la parte media aparece la frecuencia: la U, S y J se usan solo una vez. La C y la O dos veces, la raya horizontal 14, o 15 veces si se cuenta la de la letra G.

——Vale, pero ¿qué significa todo esto? ¿Qué nos dice sobre la escritura o, mejor todavía, sobre la lectura?

—Pues que debajo de la aparente complejidad de las formas escritas se esconde una simplicidad de trazos, muchos de los cuales se repiten en los distintos sistemas de escritura del mundo.

——Sí, sí. Aunque se correspondan con lenguas habladas muy diferentes, los sistemas de escritura tiene constituyentes esenciales comunes. La causa de ello es el cerebro, chicos, y su sistema de lectura, que reconoce trazos elementales, como vimos el primer día y, a partir de lo simple va elaborando lo complejo, mediante la invarianza.

—Los escribas fueron tanteando distintas formas de traducir el sonido a la visión, pero para ello tuvieron que ir descubriendo qué funcionaba mejor con el sistema visual y mental, hasta dar con la escritura alfabética, que traducía directamente los sonidos en grafemas. Por eso decíamos que los escribas inventaron la lectura.

——¿Y cuál es el origen concreto de las letras, de la forma característica que tiene cada una? ¿El azar y el capricho de los escribas de ayer? Observad esta imagen que propone Dehaene (2013:226) sobre la evolución cultural de la letra A griega y latina.

El origen de las letras del alfabeto latino

—¡Los cuernos de un toro son el origen de la A! ¡Cómo mola!

——Nuestro amigo Changizi (2009: fig. 6) va aún más lejos: él cree en el origen natural de la escritura. Fijaos en esta imagen sobre la topografía del lenguaje:

Origen natural de la escritura

—Son objetos naturales, que poseen bordes y contornos que se repiten una y otra vez y que crean unas formas básicas, como la L, la T o la X, que casi son letras. Y sin casi: son ya letras. La visión funciona así, mejor dicho, el reconocimiento de objetos que utiliza el cerebro se basa en el reconocimiento de esos perfiles y bordes, sin importar la distancia o la colocación en el espacio.

——Los escribas inventaron la escritura a partir de sus descubrimientos sobre la visión, es decir sobre la lectura. Se adaptaron a los requisitos preexistentes cerebrales, que ya usaban los primates para reconocer objetos. Dehaene llama a eso el simio lector.

—Al nacer estamos preparados para la lectura porque la lectura se basa ya en las restricciones neuronales. Viene premontada de fábrica. No vale cualquier trazo escrito para la lectura eficiente. Los diseñadores de letras impresas, los tipógrafos de todas las épocas, se han preguntado si podían diseñar cualquier letra o había unos límites prefijados para las letras que podían ser leídas rápida y cómodamente (Unger, 2011:19). Esto último es lo cierto en el nivel actual de nuestro conocimientos: la escritura evolucionó para adaptarse a la corteza cerebral, y no al revés. El cerebro indicó a los ojos y las manos qué señales gráficas funcionaban bien.

——Todos tenemos una misma base para la lectura: la prueba es la caja de letras del cerebro, que no importa qué lengua hable, castellano, francés o chino mandarín, cuando alguien lee se activa la misma zona del cerebro en todas las personas: un área que está justo entre otras dos, dedicadas respectivamente al reconocimiento de rostros y al de objetos. El cerebro es así, tiene zonas neuronales especializadas, que si se ven afectadas dejan de funcionar: la persona que sufre un accidente en esa zona concreta, por ejemplo, ya no puede reconocer caras, o se vuelve incapaz de leer (ceguera verbal).

—Dehaene explica el aprendizaje de la lectura mediante lo que llama la teoría del reciclaje neuronal: aprendemos a reconocer los trazos muy pronto y luego, en ese período escolar de los cinco a los siete años, se fija la asociación con los sonidos que permite la lectura ágil y silenciosa. Los circuitos neuronales se reescriben.

——Aunque lleve años, como he dicho otras veces, conseguir ser un lector experto. No hay que desanimarse sino todo lo contrario, chicos.

—A lo mejor las investigaciones en el cerebro pueden mostrar el camino hacia nuevas formas de escritura, en las que la ortografía sea algo diferente y más fácil de aprender y utilizar, incluso podríamos mejorar la forma de la lectura, eso sí, atendiendo a la restricciones neuronales que nos muestran las investigaciones. Hay límites, pero podemos seguir avanzando, como escribas que somos del tiempo presente.

             Arriba                                  Arriba            

2.2.7. Historia de la escritura

—Para terminar la sesión, antes de recapitular, debemos decir algo de la historia de la escritura.

——Precisamente se acaba de publicar en español una obra fundamental sobre el tema titulada, cómo no, Historia de la escritura (Clayton, 2015).

—¿No lo has traído, profe?

—Sí, pero no en papel, lo he comprado en la edición digital para Google Play Libros, de forma que lo he leído alternando entre el móvil y la tableta, usando la aplicación para Android. También se puede abrir en el ordenador visitando la opción Mis libros, como se ve en este pantallazo, pero la verdad es que apenas he usado el monitor, que me parece plantado como un pino en la mesa, inmóvil. Me gusta leer paseando, en las colas, en el Metro, en el bus, en el dentista. Leer mientras me muevo, a todas horas.

Google Play mis libros

La gran ventaja de esta edición digital es que el lector humano puede pasar de un terminal a otro sin mayores problemas; al estar sincronizado con la nube, cada terminal puede saber el punto en el que se dejó la lectura la última vez y seguir leyendo desde ahí. Los subrayados o marcadores se conservan también, no importa cuál sea el terminal lector. Es genial: poder leer moviéndose, sin perder el hilo; poder llevar el libro, los libros, miles, encima, sin que pesen más de lo que pesa el dispositivo lector. Anotarlos. Una maravilla, que Cervantes o Quevedo habrían valorado en su medida.

——¿Ha sido caro el libro electrónico? ¿No preferirías tenerlo también en papel?

—Han sido 11 euros, más barato que el de papel y con las ventajas que ya he contado de la portabilidad y movilidad, aunque también tiene desventajas.

——Cuenta, que queremos conocer la opinión de un lector digital experto como tú.

—Me gusta mucho la interfaz con la que se lee en Play Libros: puedes leer con la letra que quieras (secuencia de lectura) o con la tipografía original (como si fuera un pdf); permite recorrer muy rápido las páginas mediante unas miniaturas que conservan los subrayados y los marcadores, por ejemplo para buscar el texto que os quiero comentar. Aquí va un pantallazo.

LNavegación de páginas en Play Libros

La lectura es muy nítida (acaban de introducir una nueva fuente, denominada Literata, diseñada específicamente para la aplicación), como se puede ver en este otro pantallazo que os envío de la primera página de la Introducción de la obra:

Página con tipografía digital Literata

Pero esta aplicación tiene un gran problema: no permite el corta y pega, por eso os tengo que enviar un pantallazo (Screeeshot, una foto de la pantalla), de los que se hacen apretando varios botones a la vez en la mayoría de los teléfonos móviles y tabletas. Allá ellos con esas restricciones a la posibilidad de crear notas o de compartir, que por cierto otras aplicaciones lectoras digitales no tienen. Es ponerle puertas al campo, correr tras el viento.

——Sigamos con el maestro Clayton: según él, estamos viviendo la tercera revolución de la palabra escrita, un momento de

introducción de nuevos medios y herramientas de escritura. No ha ocurrido más que dos veces en lo concerniente al alfabeto latino: una, en un proceso que duró varios siglos y en el que los rollos de papiro dejaron paso a los libros de vitela, en la Antigüedad tardía; y otra, cuando Gutenberg inventó la imprenta de tipos móviles y el cambio se difundió por toda Europa en una sola generación, a finales del siglo XV.

—El cambio digital es tan rápido ahora que cualquier persona de mediana edad puede recordar una infancia y una juventud previas a la era digital, aunque vosotros, bachilleres, no podéis ya hacerlo.

——Sin embargo las raíces de la era digital se encuentran en el pasado, obviamente. Allá, a lo lejos, se encuentra el simio lector. Después, los escribas inventores. Más tarde la imprenta permitió hacer copias de los manuales de escritura a mano; con el tiempo, esos manuales de caligrafía produjeron una uniformidad de la letra manuscrita que ha llegado hasta hoy, y que permite que nos podamos leer unos a otros y comprendernos. Y a Cervantes y a Quevedo.

—Es más, la influencia entre escritura y tipografía ha sido históricamente en los dos sentidos, como cuando el cambio de posición en la pluma de ave para tinta, el cálamo, modificó la inclinación de algunas letras impresas, como la o.

——Preguntémonos qué papel juega la escritura manual en nuestra vida y cuál la escritura impresa. Y dentro de la manual, lo que corresponde a la escritura dibujada, a la tecleada o a la dictada. Durante siglos convivieron diversas formas: lectura de libros, sí, pero también escritura de cartas, que otros leían después, anotaciones personales, deberes escolares...

—Nosotros sobre todo tecleamos, profe, aunque también dibujamos letras, como cuando tomamos apuntes o hacemos exámenes para que os podáis divertir los profesores leyéndolos.

—Profe, no sé si conoces la nueva aplicación que ha sacado Google sobre Escritura a mano para teléfonos y tabletas.

—Sí que la conozco, no está nada mal.

——¿Ah sí? ¿Y cómo se escribe, con el dedo, como en los teclados virtuales?

—Sí, con el dedo o con un boli de punta blanda capacitiva, que ahora te los regalan en todas partes. Conforme dibujas una palabra, el sistema intenta reconocerla y te la transcribe en texto electrónico.

Escritura a mano de Google

—Profe, el sistema se parece sospechosamente a lo que hace nuestro cerebro.

—Qué remedio queda: tiene que traducir dibujos (imágenes) a letras (texto digital) que pueda comparar con diccionarios electrónicos, para poder predecir cuál puede ser y proponer sugerencias.

——Pues trabaja deprisa, no pensaba que tanto, y se equivoca poco.

—Sí, puede ser muy útil para los que no se manejen tecleando.

—Como mi abuelo, mi abuela, mi otra abuela, mi padre y mi madre, por no hablar de mis tíos.

             Arriba                                  Arriba            

2.2.8. Wikipedia y el conectoma

—Vale, vale. Vamos a recapitular, chicos. ¿Cuál diríais que es el escrito más complejo que ha elaborado la humanidad en toda su historia, el que más texto posee?

—¡Pues Internet toda ella, o él, que no sé si es chico o chica!

—No te pases, que eso es un conglomerado. Yo propongo la Wikipedia, profe, que tiene en este momento..., espera que lo miro, tiene 37 millones de artículos en 287 idiomas, redactados por voluntarios... comenzó en 2001 impulsada por Jimmy Wales.

—Pues eso no es nada al lado del conectoma, chicos.

—¿El conectoma, profe, qué demonios es eso?

—Igual que hay un genoma, el código escrito en los genes con las instrucciones para fabricar a los seres vivos, por ejemplo a nosotros, hay un conectoma: está dentro del cerebro de cada ser vivo, cada uno de nosotros tiene el suyo, propio, diferente, único, no hay ni puede haber dos iguales.

—Sí, pero ¿qué es?

—Es una palabra nueva que estamos escribiendo en este momento, mientras os hablo, en nuestro cerebro; es un sonido nuevo y un texto ortográfico nuevo. Digamos en voz alta, como nos propone Sebastian Seung (2010), el gran divulgador del concepto en una conferencia TED:

Yo soy mi conectoma.

——Sí, conectoma, las experiencias que se escriben en el cableado neuronal. Yo soy mi conectoma, mis experiencias. Se reescribe todo el rato, permanece, pero también cambia. Ahora mismo, queridos, estamos juntos escribiendo en el gran libro de nuestro conectoma, donde habita la memoria en la que nos reconocemos, que atraviesa el tiempo y nos hace creer que aunque todas nuestras células del cuerpo se hayan renovado, nosotros seguimos siendo nosotros, aunque también seremos distintos a quienes fuimos en la adolescencia o la niñez. ¿Recordáis vuestra niñez?

El conectoma es una red, un cableado material, que permanece. Pero igual que tú eres siempre el mismo, pero nunca eres igual, sino que vas cambiando, el cerebro se cambia a sí mismo, se recablea, cosa que no pueden hacer los electrodomésticos, cuya red siempre es la misma. Las señales entre neuronas cambian todo el rato, si estás triste o juegas al tenis o charlas con una amiga; aunque la estructura material de neuronas es constante, el cableado no lo es. El genoma es como un libro, en secuencia de una sola dimensión, y el conectoma es una red, entrelazada como una telaraña o Internet. Sin embargo el cerebro es una red que se modifica a sí misma. Esa propiedad se denomina plasticidad. Nos gustaría mucho saber qué cambia en el cerebro cuando aprendemos algo nuevo. Hay en marcha un Proyecto del Conectoma Humano.

——Se baraja la hipótesis de que los recuerdos se escriben y almacenan en el conectoma. El yo que permanece es el yo del conectoma, el de la memoria. Y luego hay otro yo, el que cambia todo el rato, el de la conciencia, que es diferente.

—Los científicos intentan trazar un mapa del conectoma, pero es muy difícil, llevará tiempo. Los números asombran. Un milímetro cúbico de cerebro tiene cien mil neuronas y mil millones de conexiones. Un cerebro humano tiene un millón de milímetros cúbicos. Todo dependerá de la tecnología de la información, de conseguir imágenes con alta resolución... El conectoma recoge los escritos del cerebro; el cerebro escribe y graba el conectoma.

¿Queréis ver cómo es? Esto es una representación del conectoma, chicos. Nos vemos mañana.

Portada de Muse, The 2nd Law: un conectoma

             Arriba                                  Arriba            

2.2.9. Retirados no, conectados

——¿Retirados, como quería Quevedo?, ya no, chicos y chicas, ahora siempre conectados, comunicados con millones de libros y bibliotecas digitales, con diccionarios, con el hipertexto de Internet, con los demás.

Pero siempre puedo quitar los datos y la wifi, y el móvil se desconecta del mundo, queda reducido a un cuaderno o tablilla, donde leer o escribir, como siempre se ha hecho, como ya hacían los escribas sumerios, o de algunas maneras distintas. El terminal móvil es ahora una extensión de nosotros mismos, una memoria externa, un diccionario, un libro donde leer, un bloc donde escribir.

 

             Arriba                                  Arriba            

3. Postfacio

Así pues, nuestros escritores clásicos no andaban descaminados con sus metáforas: Cervantes acierta plenamente al utilizar la metáfora de la imprenta para describir el proceso de comprensión y Quevedo no se queda atrás al comparar la lectura con la escucha con los ojos y la conversación. Qué emocionante utilizar su guía para visitar los procesos cerebrales que se van desvelando cada día.

Ahora comprendemos mejor en qué consiste leer e identificar las palabras escritas, aunque todavía no sabemos cómo se alcanza el significado y la mente llega a comprender lo que lee, quizá conectando simultáneamente muchas regiones cerebrales. Pero ya llegará. Estemos atentos.

3.1. Diccionarios virtuales con y sin conexión

Las aplicaciones de lectura de libros electrónicos han incorporado el uso de diccionarios sin conexión, en la lengua propia del texto, para facilitar su rápida consulta, como hacen las aplicaciones para Android Amazon Kindle y Google Play Books. Esta última además ofrece el icono de la aplicación Traductor, para traducir los términos entre lenguas, como por ejemplo si se lee en inglés e interesa conocer el significado de la palabra en castellano.

Otras aplicaciones de lectura de libros electrónicos como Cool Reader o FBReader posibilitan en sus opciones de configuración conectar con aplicaciones de diccionarios sin conexión, como ColorDict, que permiten a su vez descargar o instalar diccionarios específicos, con formatos estandarizados .dict o .idx por ejemplo, en la carpeta /dictdata del terminal móvil. De esta forma, el usuario puede escoger qué diccionarios sin conexión utilizar y personalizar su uso.

Otra opción es acceder cuando se necesite a diccionarios en línea mediante la oportuna conexión a Internet, cosa que va imponiéndose como una apisonadora, ya que aunque todavía son caras las tarifas de datos, la costumbre de estar todo el rato conectado se está extendiendo, no sin provocar dolores de cabeza y desarreglos sociales. Hay excelentes diccionarios, como el de la RAE o el de Fundéu, buscador urgente de dudas, a los que se puede acceder tanto desde el navegador web del terminal, como mediante aplicaciones oficiales específicas, como las de Diccionario de la RAE o Fundéu; eso sí, retengamos que sin conexión no funcionan.

Algunos navegadores, como recientemente (mayo 2015) Chrome para Android, han activado la opción de que una pulsación larga sobre una palabra abra en la zona inferior la posibilidad de visualizar los resultados que ofrece sobre la misma el propio buscador de Google. Con ello se tiene acceso directo al inmenso repertorio léxico de Internet, el lenguaje escrito vivo. El hipertexto en todo su esplendor.

Por último, casi siempre es posible seleccionar una palabra o una frase mediante una larga o doble pulsación, copiarla y pegarla en otra aplicación, o bien compartir la selección y enviar el texto seleccionado a otra aplicación, que puede ser perfectamente un diccionario, como el Diccionario Francés-Español Larousse, por ejemplo.

La lectoescritura móvil posibilita un ecosistema en el que pueden convivir perfectamente los diccionarios mentales cerebrales con los diccionarios virtuales digitales, que caben sin problemas en los pequeños dispositivos de 4, 5, 6 pulgadas y siguientes tamaños.

             Arriba                                  Arriba            

3.2. Desdramatizando la lectura digital

Arancha Mellado, en su interesante blog Actualidad Editorial. Observatorio de tendencias y noticias sobre edición dedica una entrada a hacer balance de la situación de la lectura digital y del mercado del libro electrónico, descrita con tintes dramáticos por los apocalípticos que creen que la era digital supone el fin de la lectura y del libro.

Últimamente, ciertos estudios publicados y diversas opiniones afirman, primero, que el libro digital está en retroceso respecto al de papel; segundo, que el mundo digital es hostil a la lectura, por la sobreestimulación; tercero, que el libro digital plantea graves problemas de usabilidad en comparación con el impreso y, cuarto, que parece que los ereaders que solo sirven para leer no se han popularizado tanto como se pensaba, ya que la lectura se está volviendo multisoporte. En fin, ¿está en peligro la lectura tradicional?

Entre otras muchas réplicas jugosas que desdramatizan el panorama descrito por los apocalípticos, afirma la autora bloguera que la industria del entretenimiento es la verdadera competencia de la lectura, pero que también está siendo contagiada por ella, como ocurre con los videojuegos, que cada vez son más literarios o científicos.

No obstante, los matices son siempre de agradecer si ayudan a perfilar una situación. José Antonio Millán en su blog Libros y bitios analiza las Calidades en eBooks que ofrecen las editoriales digitales, francamente mejorables.

El autor y crítico César Antonio Molina describe en La lectura secuestrada el «uso fundamentalista» de las nuevas tecnologías y la invasión de los colonos digitales:

Los proscritos gutenberguianos y los inmigrantes digitales pedimos una tregua, un tránsito, una cooperación.

[...]

Proteger la lectura, proteger el arte de decir y de escuchar, proteger la escritura. 

Por último, Joaquín Rodríguez en su blog Los futuros del libro describe en la entrada El fin de los libros la «mala salud de hierro» del libro impreso, que tantos cambios ha vivido en la historia y que siempre ha encontrado su rincón.

Atentos, porque este debate está tanto en el orden del día como a la orden del día.

             Arriba                                  Arriba            

4. Referencias

 

4.1. Recursos digitales

             Arriba                                  Arriba            

4.2. Bibliografía

  • CARBAJOSA, Ana (2015). ¿Recuerdas cuando leíamos de corrido? El País, 24-4-2015. Consultado 13-5-2015.
  • CARREIRA, Antonio (2007). Quevedo y su elogio de la lectura. Edición digital en pdf. Alicante: Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Edición original en La Perinola : revista de investigación quevediana, núm. 1 (1997), pp. 87-100.
  • CLAYTON, Ewan (2015). Historia de la escritura. Madrid: Siruela. Consultada edición digital en epub en Google Play. Edición original de 2013, The Golden Thread: A History of Writing.
  • CHANGIZI, M. & SHIMOJO, S. (2005). «Character complexity and redundancy in writing systems over human history». Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences. Published online 2005 Feb 4. doi: 10.1098/rspb.2004.2942. Consultado 10-5-2015.
  • CHANGIZI, Mark (2009). The Vision Revolution: How the Latest Research Overturns Everything We Thought We Knew About Human Vision. Texas: Benbella Books Inc. Consultada edición digital en epub (2013).
  • CHANGIZI, Mark (2009). The Topography of Language. Changizi Blog, September 29, 2009. Consultado 10-5-2015.
  • DEHAENE, Stanislas (2013a). How the Brain Learns to Read. Youtube, 33 min.
  • DEHAENE, Stanislas (2013b). Lecture by Dr. Stanislas Dehaene on "Reading the Brain", 7-4-2012. Youtube, 59 min.
  • DEHAENE, Stanislas (2014). El cerebro lector. Buenos Aires: Siglo XXI editores. 2ª edición, octubre 2014. 444 p. Edición original de 2009, Reading in the Brain. The New Science of How We Read. New York: Penguin, 388 p. Hay una web del autor con Figures in colour.
  • DEHAENE, Stanislas (2015). Aprender a leer. De las ciencias cognitivas al aula. Buenos Aires: Siglo XXI editores. 1ª edición, marzo 2015. 144 p. Consultada edición digital Kindle.
  • FERNÁNDEZ DELGADO, Javier y FERNÁNDEZ COLINO, Héctor e Irene. (2014). «Sacad los móviles, vamos a leer». Letra 15. Revista digital de la Asociación de Profesores de Español «Francisco de Quevedo» de Madrid. Año I. Nº 01.
  • FERNÁNDEZ DELGADO, Javier (2014). «Sacad los móviles, vamos a escribir». Letra 15. Revista digital de la Asociación de Profesores de Español «Francisco de Quevedo» de Madrid. Año I. Nº 02.
  • FRENK, Margit (2005). «Oralidad, escritura y lectura», en Cervantes, M. de, Don Quijote de la Mancha. Edición del IV Centenario. Madrid: Real Academia Española. Pp. 1138-44. Edición digital en pdf. Consultado 5-5-2015.
  • MELLADO, Arancha (2015). Desdramatizando el ebook. En el blog Actualidad Editorial, publicado 24-3-2015. Consultado 13-5-2015.
  • MILLÁN, José Antonio (2015). Calidades en eBooks. En el blog Libros y bitios, publicado 30-1-2015. Consultado 13-5-2015.
  • MOLINA, César Antonio (2015). La lectura secuestrada. En El País, publicado el 18-4-2015. Consultado 13-4-2015.
  • QUEVEDO, Francisco (1648/2003). Retirado en la paz de estos desiertos. En Parnaso español (Sonetos) / Francisco de Quevedo; edición de Ramón García González. Alicante: Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2003.
  • QUEVEDO, FRANCISCO DE, portal sitio web (2007). Alicante: Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2007. Consultado 13-5-2015.
  • RODRÍGUEZ, Joaquin (2015). El fin de los libros. En el blog Los futuros del libro, publicado el 3-6-2015. Consultado 3-6-2015.
  • RODRÍGUEZ MARCOS, Javier (2015). Un Quijote moderno. En El País Babelia, publicado 30-5-2015. Consultado 30-5-2015.
  • SEUNG, Sebastian (2010). I am my conectomme. TED Talks. Consultado 23-4-2015. Hay también aplicación TED para Android, igualmente con subtítulos en español.
  • UNGER, U. (2011). ¿Qué ocurre mientras lees? Tipografía y legibilidad. Valencia: Campgràfic.
  • VILLANUEVA, Darío (2007). La poética de la lectura en Quevedo. Madrid: Siruela.

             Arriba                                  Arriba            

4.3. Créditos del artículo, versión y licencia

FERNÁNDEZ DELGADO, Javier. «Escuchando con los ojos en la era digital». Letra 15. Revista digital de la Asociación de Profesores de Español «Francisco de Quevedo» de Madrid. Año II. Nº 03. ISSN 2341-1643 [URI: http://letra15.es/L15-03/L15-03-41-Escuchando-con-los-ojos-en-la-era-digital.html]

Recibido: 13 de mayo de 2015.

Aceptado: 26 de mayo de 2015.

Actualizado: 13 de octubre de 2015.

 

Licencia Creative Commons: Reconocimiento – CompartirIgual (by-sa): se permite el uso comercial de la obra y de las posibles obras derivadas, la distribución de las cuales se debe hacer con una licencia igual a la que regula la obra original.

             Arriba                                  Arriba            

             Arriba                                  Arriba            

 

Letra 15. Revista digital    Créditos | Aviso legal | Contacto | Mapaweb | Paleta | APE Quevedo